Naciones Unidas de las Letras-ForosLABORATORIO DE LA VEJEZ. UN EXPERIMENTO EN EMPATIA CONDIA INTERNACIONAL DE LA MUJER 2023Día Internacional de la mujerDIA INTERNACIONAL DE LA POESIA 2023Simposio Internacional Multidisciplinario de Reingeniería, Innovación e Industria Educativa 2022SAN MARTIN - EL LIBERTADOR DE LOS ANDESCRUZANDO FRONTERAS LA INDIA DE HOY,El poder curativo de la PoesíaLa Poesía a través del tiempoVida y pasión de la poesíaLa Poesía y los DiosesLa Poesía en la vida de los MilitaresDía Internacional de la Poesía 2023Como llueve Amor ¡Como llueve!Dia Mundial del Medio AmbienteDia del escritor argentino **Día Internacional de los Derechos HumanosDía de la RazaDía del amor y la amistad 2013Poemas para salvar el Agus ForoQuijotismo y otras lecturasEcce HommoArde la AmazoníaArtes plásticas y LiteraturaAlternativas a la impotencia y la tristezaAbismos Insondables Quien no quiere ser felizEl tiempo es una deidad tranquilaEl Tiempo NO es una deidad tranquila.Syria Holocausto Siglo XXI12 meses de Trazos de LuzForo del Amor San Valentin 2023Día Internacional de la PazEn marcha por los senderos del aguaÉxtasisGarcilazo de la VegaEscuela Pública Autogestionada Nº8 Leonardo Da VinciEL SENTIDO DE LA VIDADIA DE SAN VALENTIN 2024

TODO TITULO SUBRAYADO ES VÍNCULO A LA PÁGINA CORRESPONDIENTE

Los Derechos de Autor de todos y cada uno de los escritores  publicados en este portal están protegidos por estatutos y registros editoriales internacionales. ©®

LABORATORIO DE LA VEJEZ. UN EXPERIMENTO EN EMPATIA CON LOS AÑOS

EL CLUB DE LOS JÓVENES OTOÑALES POESÍA EN PRIMAVERA

 
Tercera Sesión

UNILETRAS/MENTE.jpg

Apenas se empiezan a entender las complejas interrelaciones entre cuerpo, mente, medio o incluso factores como el microbioma (cada individuo es más bien un ecosistema andante), o la actitud para cambiar el funcionamiento de nuestro organismo sin cambiar el genoma (epigenética).

El arte de percibir la propia vida
 
 
Vivir deliberadamente es envejecer de manera consciente, siempre y cuando consideremos que la existencia es un mero proceso de oxidación celular pero, ¿qué tienen que decir al respecto la psicología y la ciencia actuales?
 
Bruce Grierson se pregunta en The New York Times qué ocurriría si la edad no fuera más que un estado mental, una percepción de la existencia.
El artículo de Grierson no es un homenaje a Benjamin Button, ni una parodia, sino un vistazo a los estudios sobre la relación entre conciencia y envejecimiento. Psicología y neurociencia dirimen si nuestra percepción de nosotros mismos y actitud ante la vida influye sobre nuestro envejecimiento celular y, en última instancia, sobre nuestra esperanza de vida.
 
La estrecha relación biomédica entre mente y cuerpo
 
Bruce Grierson cita los estudios de campo sobre vejez realizados en las últimas décadas por Ellen Langer, psicóloga y profesora de Harvard, cuyos resultados pusieron en entredicho los modelos biomédicos anteriores a los 80 del siglo pasado, que trataban dolencias de cuerpo y mente de manera separada.

Entonces, se creía que la única manera de ponerse enfermo consistía en introducir un patógeno, y la única curación consistía en deshacerse de él; desde entonces la medicina ha evolucionado en estudios holísticos e interdisciplinares, pero apenas se empiezan a entender las complejas interrelaciones entre cuerpo, mente, medio o incluso factores como el microbioma (cada individuo es más bien un ecosistema andante), o la actitud para cambiar el funcionamiento de nuestro organismo sin cambiar el genoma (epigenética)

Los estudios de Langer sobre la conciencia y la autopercepción consistían en llevar a un grupo de personas a un entorno en donde se simulara con todo lujo de detalles una época pretérita.

En uno de estos experimentos (1981) los invitados, que superaban los setenta años, entraron a una casa donde electrodomésticos, locutores radiofónicos, programas televisivos, muebles, libros, revistas, etc., procedían de dos décadas atrás.
Si nos sentimos jóvenes, ¿acabamos rejuveneciendo?

Se realizaron distintas mediciones sobre constantes vitales y psicomotricidad a los participantes antes del inicio del experimento. La hipótesis de Ellen Langer: tras 5 días, los sujetos del estudio mostrarían unas constantes muy diferentes debido a un intensa intervención cognitiva.
Nuestra percepción de la realidad, actitud, nivel de actividad física e intelectual, autoestima, relaciones interpersonales, etc., repercuten sobre nuestro envejecimiento, sugieren los resultados de pruebas como las de Langer.La ciencia trata ahora de dirimir cuál es el auténtico potencial del supuesto efecto placebo de nuestra actitud, mentalidad, propósito vital y filosofía de vida.
En su reportaje para The New York Times, Bruce Grierson cita los estudios de la escuela de medicina de Harvard donde se aprecian relaciones entre percepción de la realidad (actitud vital, sentirse joven debido al contexto) y salud.
 
Longevidad y ética médica
 
Por ejemplo, varios estudios sugieren que mantener un propósito vital autoexigente en edades avanzadas retrasa las consecuencias degenerativas más severas de la senectud, pero resultados esperanzadores relacionarían el efecto placebo de contextos y actitudes vitales positivas sobre dolencias como el cáncer.
Los estudios de Ellen Langer y sus colegas en Harvard contrastan con otros puntos de vista sobre la longevidad que razonan sobre las limitaciones de envejecer hasta que, en ocasiones, la degeneración mental y física son tan severas que familias y sociedades dedican cada vez más recursos a prolongar la esperanza de vida sin importar las consecuencias.

UNILETRAS/ADAM.jpg

¿ Qué quiere ser la gente a los 100 años?
 
por Adam Felts  Massachusetts Institute of Technology Boston University, writer, editor Somerville, Massachusetts, United States Traducción al español de Joseph Berolo
 
Es posible que debamos pensar un poco más en cómo podemos brindar oportunidades a los miembros más antiguos de nuestras comunidades para que devuelvan los tesoros -el principal de ellos, la sabiduría- que han acumulado a lo largo de su vida.
 
Según una proyección, la mitad de todos los niños nacidos hoy en países ricos como Estados Unidos vivirán hasta ser centenarios. predicciones es un juego peligroso, pero hay otro más seguro: es probable que muchos de nosotros vivamos mucho tiempo, y probablemente más de lo que predeciríamos por nosotros mismos.
 
Hay muchas razones posibles por las que subestimamos nuestra esperanza de vida, pero una de las más importantes, presumiblemente, es simplemente
nuestra incapacidad para imaginarnos a nosotros mismos en la vejez. La mayoría de nosotros podemos hacerlo entre los 65 y los 75 años: es la fase de la vida que históricamente se ha denominado jubilación. Los años posteriores, históricamente, han quedado relegados al declive la dependencia, y por lose los imagina como afortunadamente breves.
 
Pero a medida que la gente se cuida mejor y la medicina es más capaz de cuidar de nosotros, esos últimos años de supuesto declive están resultando mucho mejor de lo que la gente espera.
 
La preparación para la vejez a menudo aborda cuestiones relacionadas con la gestión de los cambios funcionales y el aumento de la dependencia: ¿cómo me sustentará mi hogar a medida que envejezco? ¿Quién brindará atención? ¿Cómo me desplazaré por el barrio? Temas importantes, pero esas preguntas por sí solas son sólo la mitad de la historia. La otra mitad de la historia es la mitad divertida. Se puede resumir en una pregunta ¿quién quieres ser de mayor? ¿Cómo es una buena vida a los 70 años? 85? 100 la respuesta probablemente sea diferente para cada una de esas edades de muestra: abarcan 30 años de vida en total, la diferencia entre los 20 y los 50 años. Para aquellos que tienen la suerte de llegar a los 100 años, es probable que existan múltiples fases de "vejez". " Así que nos centraremos en los 100 años. Realizamos un estudio de investigación en 2022 con la, socio de AgeLab desde hace mucho tiempo, sobre cómo las personas adoptan y se preparan para la longevidad a lo largo del ciclo de vida. Como parte de esta investigación, queríamos inducir a los más jóvenes a imaginar cómo les gustaría que fuera su vida cuando fueran mayores. En los grupos focales, la forma en que lo hicimos fue preguntando a quién considerarían su "mentor de longevidad", una persona que podría funcionar como modelo de cómo a ellos mismos les gustaría ser en la vejez.
 
Podían elegir a quien quisieran: alguien a quien conocían personalmente, una celebridad, un personaje ficticio. Algunos participantes eligieron la familia, como una abuela que, a los 95 años, salía con varios amigos. Otros eligieron celebridades y figuras públicas octogenarias y aún activas . Un participante, por ejemplo, eligió a un hombre llamado Carl de 95 años que vende verduras un puesto de carretera en las afueras de Seattle.
 
Luego llevamos la pregunta más allá; En una encuesta, pedimos a unos 1.200 encuestados que nombraran el tipo de persona que les gustaría ser cuando tuvieran 100 años. Los complementamos con algunos arquetipos que no se reflejaban en los mentores de longevidad que la gente elegía, pero que abarcaban bienes comunes que la gente tiende a priorizar: dinero, placer. El resultado en general mostró pocas personas estaban interesadas en el dinero y el placer y si en la exploración y la aventura, así como una vida social activa.
 
La mayoría esperaba actuar con La sabiduría y el altruismo como las cualidades que la gente más querían encarnar a los 100 años. Estos resultados nos dicen algo muy importante sobre lo que las personas podrían esperar para sí mismas en el extremo más extremo del curso de la vida, durante una fase de la vida que podríamos llamar, en consonancia con una larga historia, vejez. Un anciano se define como "un miembro mayor, generalmente un líder, de alguna comunidad". El liderazgo que proporciona un anciano es de un tipo especial: guarda memoria de lo que ocurrió en el pasado y sabiduría sobre qué esperar en el futuro. Desempeñan papeles principales en los rituales comunitarios, especialmente en las prácticas religiosas y las ceremonias de mayoría de edad.
 
El concepto de anciano puede parecer extraño en nuestra vida moderna. El concepto de sabiduría también podría parecer relegado a la antigüedad o incluso a la fantasía, una palabra que podríamos sentirnos incómodos al utilizar por temor a parecer extraños. Las imágenes populares que tenemos a mano sobre la jubilación no suelen implicar sabiduría: tienen más que ver con la aventura, el hedonismo y la comodidad, cualidades que resultan no tener buenos resultados para las personas cuando se imaginan a sí mismas en la frontera de la longevidad. Y cuando pensamos en lo que necesitan los adultos mayores, especialmente los más mayores entre nosotros, tendemos a pensar en bienes más instrumentales: accesibilidad, movilidad, atención médica, comodidad. Pero es posible que debamos pensar un poco más en cómo podemos brindar oportunidades a los miembros más antiguos de nuestras comunidades para que devuelvan los tesoros -el principal de ellos, la sabiduría- que han acumulado a lo largo de su vida. Esto no es fácil de lograr y puede que incluso requiera algún cambio social dramático, pero puede ser la clave para alcanzar la felicidad en el futuro.

UNILETRAS/GUTTI.jpg

Panegírico
A la Senectud
 
Gloria Elena Gutiérrez Ortiz
-Guti-
En épocas pretéritas,
los ancianos fueron rodeados de respeto,
eran símbolo de autoridad,
los dueños de la tradición,
el oráculo de la sabiduría;
por sus consejos y experiencia
eran atendidos con deferente obsequio;
tenían un papel de honor y preeminencia.
 
En tiempos presentes,
son eternos desconocidos,
han perdido el privilegio de la rareza.
Envejecer es una nueva aventura.
Si en la flor de la edad
llega la muerte como sorpresa,
en el viejo es tan natural
como se desprende del árbol
el fruto ya maduro.
Más que un panegírico a la senectud,
es ver que hay jóvenes viejos
y espléndidos viejos jóvenes.
Es vivir la juventud fecundamente,
y vivir la vejez con esperanzadora valentía.
La mejor hazaña es vivir, envejecer,
morir, y en las letras, perdurar eternamente.
 
©Copyright2022Gego-Guti
Medellín Colombia

Formato del poema distorsionado por el ancho de columna. 

Gloria Elena Gutiérrez Ortiz (Gutti)

UNILETRAS/VIVIRRRR.jpg

EL LABORATORIO DE LA EDAD
 
En 1900, la esperanza de vida en gran parte del mundo industrializado era inferior a 50 años. Hoy en día, se puede esperar vivir hasta los  80 , 90 y más años. ¿Cómo gastaremos y aprovecharemos nuestro bono de longevidad a 30 años? La longevidad requiere nuevas ideas.

El MIT AgeLab se creó en 1999 para inventar nuevas ideas y traducir creativamente tecnologías en soluciones prácticas que mejoren la salud de las personas y les permitan "hacer cosas" a lo largo de la vida. A la par de la necesidad de ideas y nuevas tecnologías está la creencia de que las innovaciones en cómo se diseñan los productos, se entregan los servicios o se implementan las políticas son de importancia crítica para nuestra calidad de vida del mañana.

El MIT AgeLab es un programa de investigación multidisciplinario que trabaja con empresas, gobiernos y entidades culturales en diverso  paises del mundo  para mejorar la calidad de vida de las personas mayores y de quienes las cuidan. AgeLab aplica el pensamiento sistémico centrado en el consumidor para comprender los desafíos y oportunidades de la longevidad y los estilos de vida generacionales emergentes para catalizar la innovación en los mercados comerciales.

 EL PROCESO DE ENVEJECER INTELIGENTEMENTE

Traducción y adaptación   cuando se indique de  publicaciones investigativas del EL LABORATORIO DE LA EDAD de MIT University Cambridge Mass.
hechas por Joseph Berolo miembro colaborador en las investigaciones, estudios y experimentaciones geriátricas que realiza el Laboratorio periodicamente. Este foro será igualmente alimentado poo invitados especiales corresponsales 
 

Durante el siglo pasado, hemos creado el mayor regalo de la historia de la humanidad (treinta años más de vida) ¡y no sabemos qué hacer con él! Ahora que vivimos más, ¿cómo planificamos lo que vamos a hacer? Verdades . Preferimos sufrir porque somos viejos que aceptar que somos viejos y sufrir menos.

 

 EL envejecimiento, como la Quiebra en la descripción de Hemingway, ocurre de dos maneras: lentamente y luego todas a la vez. El camino lento es el familiar: pasan décadas con poca sensación de cambio interno, la mediana edad llega con sólo una ligera desaceleración: un nombre perdido, un dolor lumbar, una pizca de canas y arrugas en los ojos. La forma rápida ocurre como una serie de sacudidas: los ojos se ocluyen, el oído disminuye, una mano tiembla donde no lo hacía, una cadera se rompe; el murmullo generalmente sano y vigoroso preocupa al médico en el chequeo anual. Aquí hay algunos signos que preocupan.

 Para tener una idea de cómo sería que el proceso lento se convirtiera en un proceso rápido, fuimos al Laboratorio de la Edad , en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge, a vestirnos con el traje AGNES (SISTEMA DE COMPRESION DEL PROCESO DE ENVEJECIMIENTO Age Gain Now Empathy System). Agnes, o el traje de "envejecimiento repentino", como lo describe Joseph Coughlin, fundador y director del laboratorio. AgeLab, incluye gafas amarillas, que transmiten la sensación del color amarillento de la lente ocular que viene con la edad; un arnés de cuello de boxeador, que imita la movilidad disminuida de la columna cervical; bandas alrededor de codos, muñecas y rodillas para simular rigidez; botas con acolchado de espuma para producir una pérdida de retroalimentación táctil; y guantes especiales para "reducir la agudeza táctil y al mismo tiempo agregar resistencia a los movimientos de los dedos".

 Al ponerse lentamente el traje (se parece un poco a uno de los trajes espaciales que usaban los cosmonautas rusos), al principio sólo se siente un poco de peso extra, una pequeña pérdida de sensibilidad, un pequeño obstáculo o dos en los extremos. Sin embargo, pronto se vuelve activamente exasperante. El traje te dobla. Te frena. Te das cuenta de lo que lo convierte en un poderoso instrumento de empatía emocional: cada pequeña tarea requiere mucho esfuerzo. "Alcanza el estante superior y toma esa taza", ordena Coughlin, y hacerlo requiere más atención de la que esperabas. Coges la taza en lugar de simplemente cogerla. Su tono emocional, a medida que las tareas enfocadas se acumulan sobre otras tareas enfocadas, se vuelve de molestia; adquieres la misma mirada boquiabierta, infeliz y vigilante que ves en ciertas personas mayores en el metro. La concentración que requiere cada acto interrumpe el flujo de la vida, lo que de repente te das cuenta de que es la felicidad de la vida, el flujo incesante de acciones y respuestas simples, decisiones todas tomadas simultáneamente y en su mayoría sin esfuerzo. La felicidad es absorción, y la absorción es lo opuesto a la atención voluntaria.

 La molestia, después de aproximadamente media hora con el traje, se convierte en ira: Maldita sea, ¿qué le pasa al mundo? (Nunca: ¿Qué me pasa?) La demanda nos hace conscientes no tanto de las dificultades físicas de la vejez, que pueden ser manejables, sino del estado mental desconcertantemente asociado con ella: el precio de la edad es un agravamiento perpetuo. El tema, la acción y el motivo de El rey Lear de repente quedan perfectamente claros. Te enfureces ante las reticencias de tu hija menor porque has tenido que luchar para desenrollar el mapa de tu reino

 El AgeLab está diseñado para aliviar esta progresión. Existe para fomentar e incubar nuevas tecnologías, productos y servicios para un mercado cada vez mayor de personas mayores. ("Cada ocho segundos, un baby boomer cumple setenta y tres años", observa Coughlin.) Coughlin, que ronda los cincuenta, es la imagen de un ingeniero-empresario estadounidense anticuado; es calvo a la antigua usanza, tonsurado, al estilo del marido de Thurber, usa pajarita y pesadas gafas con montura roja y, al acompañar a un visitante por el laboratorio, sugiere un cruce entre el Sr. Peabody y Q, de las películas de Bond. , mostrándote los últimos gadgets. Su discurso es nítidamente aforístico y está repleto de un sencillo flujo de estadísticas: cada proposición tiene su número asociado instantáneamente.

 "Donde la ciencia es ambigua, comienza la política", afirma. "En algunos estados, un conductor mayor tiene cincuenta años, en algunos, ochenta; ni siquiera sabemos qué es un conductor mayor. Esa ambigüedad es una picazón que quería rascarme. Durante el siglo pasado, hemos creado el mayor regalo de la historia de la humanidad (treinta años más de vida) ¡y no sabemos qué hacer con él! Ahora que vivimos más, ¿cómo planificamos lo que vamos a hacer?

 Una vez que ha levantado la taza, el usuario del traje descubre que dejarla suavemente sobre una mesa cercana también es un desafío. También lo es seguir a Coughlin de una habitación a otra mientras narra todo lo que AgeLab ha aprendido.

 "Aquí tiene un modelo útil", dice. "De cero a veintiuno son unos ocho mil días. De los veintiún años a la crisis de la mediana edad son ocho mil días. Desde mediados de los cuarenta hasta los sesenta y cinco: ocho mil días. Hoy en día, si llegas a los sesenta y cinco, tienes un cincuenta por ciento de posibilidades de llegar a los ochenta y cinco. ¡Otros ocho mil días! Eso ya no es un viaje a Disney y esperar a que los nietos lo visiten y mueran a causa del virus que se contrae en un crucero. ¡Estamos hablando de repensar y redefinir un tercio de la vida adulta! ¿El mayor logro en la historia de la humanidad, y todo lo que podemos decir es que llevará a Medicare a la quiebra? ¿Por qué no tomamos ese tercio y creamos nuevas historias, nuevos rituales, nuevas mitologías para las personas a medida que envejecen?

 El traje de Agnes es uno de los muchos instrumentos y electrodomésticos (o "juguetes geniales", como se los conoce más técnicamente) que se pueden encontrar en las salas con paredes de vidrio y pasillos cubículos del AgeLab, listos para entretener a los escritores visitantes e instruir a los empresarios visitantes. . Está el simulador de conducción, especialmente diseñado para seguir los movimientos oculares del conductor mientras van y vienen desde el tablero hacia el horizonte. ("Con sus nuevas tecnologías, como los sistemas de navegación, la industria automotriz está pidiendo a la gente que cambie cincuenta años de hábitos de conducción en diez minutos sin instrucción", dice Coughlin). Está Paro, una cría de foca robótica, de Japón, que bala y mueve su cabeza y está diseñado para actuar como consuelo para las personas mayores, en particular para los pacientes con Alzheimer que luchan con el momento de la "puesta del sol" al final del día, cuando la confusión y la inquietud se agudizan. ("Es una foca, más que un perro o un gato, porque la gente tiene grandes experiencias con perros y gatos, e incluso los pacientes con Alzheimer pueden detectar la extraña falta de parecido", dice Coughlin. "Al no tener experiencia con focas, aceptamos a Paro como él es"). Hay enfermeras robóticas móviles hechas para el cuidado de personas mayores, y amplias sillas tapizadas en rojo hechas para traseros de personas mayores. Hay grandes exhibiciones de investigación que muestran fotografías de conductores, sus rostros con sensores integrados y las variedades de "clasificación visual" que, cuando se analizan, pueden conducir a "evitar accidentes". ("La relación entre decisiones seguras y decisiones correctas y seguras puede ser una historia de vida o muerte en la carretera", explica Coughlin). Y hay muestras de nubes de palabras asociadas con el envejecimiento, que muestran la diferencia significativa entre los términos con los que las mujeres imaginan sus vidas post-profesionales (Libertad, Tiempo, Familia) y las que utilizan los hombres (Jubilación, Relax, Aficiones).

UNILETRAS/LMLG.jpg

ENVEJECER AMOROSAMENTE DESDE OTRA LOGICA

 
Ante la lógica del artículo de Adam Feltz, quiero aportar ideas desde otra lógica.
Según la lógica del artículo, envejecer inteligentemente es encontrar mecanismos, elementos, compañeros robóticos que hagan que "aceptar que somos viejos y sufrir menos" sea la forma en que el desempeño individual se sostenga en el tiempo facilitando tareas y trabajos.
Yo quiero pensar que envejecer debe ser un proceso que nos permita re-encontrarnos con nuestro apoyo familiar. Tener una rica robótica podrá ser estimulante en cualquier edad. Pero tener apoyo humano y amor, es una garantía de felicidad.
¿Qué tal si reinventamos la reunión alrededor del saber de los abuelos y abuelas que aumenta la sabiduría social?
¿Qué tal si en vez de pensar que un conductor "mayor" es un peligro para sí mismo y para los demás en carretera, consideramos que es un guía experimentado en los difíciles caminos de la vida?
¿Qué tal si en vez de sentir la opresión de un "traje de simulación" para los síntomas físicos de la vejez, pensamos en la posibilidad de ser apoyo real para que cada adulto mayor sea realmente importante y se sienta apoyado dónde se encuentre?
¿Por qué no sentir que nuestro saber es fuerza para los demás en lugar de sentirnos frenados por no correr como antes, o no hacer rápidamente tareas impuestas?
Tal vez necesitemos ser los protagonistas de un mundo que requiere sabiduría más que rapidez, experiencia más que tecnología, vida y alegría más que productividad y eficacia económica.
Envejecer es un privilegio que no todos tienen. A pesar de que el artículo proclama la "ganancia de 30 años más de vida" 
trasluce su texto en 30 años más de soledad y dependencia de aparatos para "envejecer inteligentemente". Yo quiero pensar, sentir y vivir una vejez de reconocimiento de las posibilidades, saberes, aportes y alegrías que el mundo necesita.

Un mundo colectivo en contra de un mundo mecánico que facilite la vida individual de los viejos.
Quiero recuperar el mundo para todos según su necesidad y circunstancias, no una adecuación de un mundo, que para no tener que preocuparse por mí, me da robot enfermera, foca mecánica de entretención... espacios tecnológicos para que pueda estar sola y sin poder dar lo que sé, lo que siento, lo que pienso.... lo que soy.

Agradezco que la tecnología quiera evitar depender de otros, y al mismo tiempo la cuestiono: ¿Acaso en cada momento podemos evitar depender de otros?
¿Por qué no apoyar el amor y la solidaridad junto con. Esos apoyos?

Luz Mery Guzmán Lamprea

Luz Mery Guzmán Lamprea


El trabajo del AgeLab está marcado por una paradoja. AgeLab, que se creó para diseñar y promover nuevos productos y servicios especialmente diseñados para el creciente mercado de las personas mayores, descubrió rápidamente que diseñar y promover nuevos productos y servicios especialmente diseñados para el creciente mercado de las personas mayores es una buena forma de salir del apuro. negocio. Las personas mayores no comprarán nada que les recuerde que son viejos. Son un mercado al que no se le puede comercializar. En efecto, aceptar ayuda para salir de la demanda es aceptar que estaremos en la demanda de por vida. Preferimos sufrir porque somos viejos que aceptar que somos viejos y sufrir menos.

LABORATORIO DE LA VEJEZ. UN EXPERIMENTO EN EMPATIA CON LOS AÑOS