Semillas de Juventud Siglo XXICristian Ceballos de la TorreCrista Maria Balderrama SánchhezGabriel Esteban Rodriguez Galindo*BrennaFrancisco ScaliseMariya MelnychukLaura Vanessa González SolerNicoll Valeria Piaratoba SolerMaría José CarreraFanny Margarita Andrade RiveraAntonia RubioGabriel Alejandro López PepaZulay GaiborCruz SánchezRosario Litardo CastroMartha JiménezMelina VeronGestores /Encuentro 2020 Ecuador AnfitriónBerenice AllendeAntonio Silva MojicaMilena Valentina MariñoRebeca Elizabeth Morales Vitas*Amadita CisnerosCristian Dario GrittiRuy FacoFranco Reinaldo PouRenata CapurroiCarolina Proetofunza 1FUNZA 2Michelle Carolina Gómez Coello & Cecilia Gómez CascoFranco Daniel ComerciFernandita López Gómez.Daniela Alejandra Morales GómezThiagoNadia de las Mercedes LunaLaura Ximena Antoniazzi AlbertYésica ZalazarLetras del Andén Ecuador 2020Trinidad Antoniazzi AlbertGersilmar Noelsi Araujo VizcayaJuan Esteban Chávez SerranoAlejo Iván DelbonAndrés Felipe Castellanos MontoyaJuan Daniel Peña García.Mariana López GutiérrezNatalia RecepckaIgnacio AlcarázMaría Gracia Reyes Trujillo -Johanna CastilloSemillero Ma. de los Angeles AbornozSemillas de Juventud Siglo XXI Sote Panelas ColombiaPretextos del SolsticioLos Niños del mundo dibujan la PazPoesía de la Paz Por los niños del mundoArlethJavierMensajes al editorOpinionesAfiliaciónALAS EN CONCIERTO DE ALBORADA 2021

Todo título subrayado es vínculo al tema indicado

Cristian Cevallos de la Torre

UNILETRAS/UNILETRASNEW.jpg

CRISTIAN CEVALLLOS DE LA TORRE

 

 

Bienvenido a la Paz para nuestro tiempo y el tiempo de nuestros hijos y los hijos de sus hijos  a través del cultivo de las Bellas Artes en los jardines de su mente y sus corazones
 

UNILETRAS/DELATORRE.jpg

Lanzamiento del libro en la ciudad de Manta - Ecuador, Octubre  2022

 

SEMILLA.jpg

UNILETRAS/2mae.jpg

JÓVENES BRILLANTES

Experiencia del Autor
octubre 24, 2022 /

Desde las raíces:
Para poder entender por completo mi inspiración hay que remontarse a las raíces de mi familia.
 Mis abuelos le heredaron a mi mamá un don que a su vez me fue heredado: el don de viajar al cielo y volver; por eso es que a veces me dicen que estoy en las nubes.Mis abuelos paternos tienen un hijo lector. Le encanta leer, tanto que hasta un diccionario lo entretiene. Ese lector insaciable es mi papá, que además, es super fanático de la ciencia ficción y la fantasía como Starwars, Startrek y El Señor de los Anillos. Yo  heredé esas pasiones. Por el lado materno, tengo a mi abuela escritora y pintora. Ella es tan expresiva que pintar cuadros para darle forma a sus poemas.Esas pasiones heredadas son las que influyeron en mí para escribir sobre fantasía y ciencia-ficción.

También tuve una gran influencia de mi hermano. Mis mejores recuerdos son de cuando nos disfrazábamos con máscaras y vivíamos nuestras propias aventuras. Eso desarrolló mi imaginación, pues jugar es una de las mejores formas de expandir la creatividad. Un día aprendí a leer y  recuerdo que me dieron tuve en m is manos  mi primer libro  Las crónicas de Narnia: El león, la Bruja y el Ropero, de más de 200 páginas me lo leí en yn par semanas; Tenía 6 años. 

A los siete años tuve un sueño. Se trataba de un ogro gigante con piel fuxia cavernícola que tumbaba un bosque de hongos gigantes;  yo estaba en ese bosque y corría para salvarme.Ese sueño me impulsó a escribir un libro de una vez por todas  sería de aventura y fantasía. Ya hace tiempo tenía ganas de crear una historia como las que leía, así que inspirado, le pedí un cuaderno a mi mamá, le dije que iba a escribir un libro y decidí empezar. ¡Ya me imaginaba como un autor reconocido y famoso, la idea de parecerse a los grandes autores ardió en mi interior!


Escribiendo un libro
Primero inicié dándole nombre al personaje e imaginando parte de la historia. Estaba listo. Agarré mi lápiz y mi cuaderno, abrí la primera página y empecé a escribir.La primera parte, cuando viajan al mundo mágico, era demasiada parecida a Narnia. Muchos de los elementos que ponía, también se asemejaban a otros libros. Tuve que ir haciendo algunos ajustes en el camino. Sólo escribía cuando me sentía inspirado. Mi mami me motivaba a seguir. Nunca dejé de leer y cada vez que leía nuevos libros y veía películas, mi mente se abría y conseguía nuevas perspectivas e ideas. Tenía claro el objetivo: hacer un libro de mínimo 100 páginas, y mejor si se convertía en una saga.

Mi libro fue evolucionando, al principio era de lo más simple y poco a poco adquirió mayor complejidad,

La edad oscura
Uno de los libros que leí durante mi proceso de escritura me metió en el drama y la tragedia. Tanto así, que pensé que algún personaje tenía que morir. Así pasé un buen tiempo, hasta que maduré un poco y encontré mi equilibrio. Para cuando pase esa época aprendi mas y sentí nuevas emociones que me permitieron hacer ajustes en el libro.
 
Terminando el libro
Me costaba avanzar. Me distraía bastante y todas esas cosas. Después de mucho tiempo, a la edad de 11 años, cada vez me sentía más inspirado y la idea de acabar con el libro me emocionaba: ¡Iba a tener mi propio libro escrito!

  

Me acuerdo de ese día: Estaba en el cuarto de mis padres escribiendo, estaba inspirado. Me di cuenta de que en ese momento iba a terminar el libro, mi mano dolía y ardía pero se movía lo más rápido posible; 1, 2, 3 páginas se estaban escribiendo. ¡Ya solo faltaba un párrafo! Estaba cansado pero e obligué a seguir escribiendo ¡Faltaban tres palabras.. dos...  una palabra! Y la escribí.

El divertido/aburrido proceso de la edición
Ya tenía un libro, pensaba que ya prácticamente estaba listo pero no... me equivoqué. Faltaba el legendario proceso de edición. Hubo cambios y modificaciones, lo que pasa es que el manuscrito sólo era un borrador.Empecé la edición con ayuda de mi mamá y luego con otro editor más especializado. Ahí fue cuando noté la cantidad de errores que tenía mi libro, toneladas de errores. Pero no importaba pues los corregimos y aprendimos de ellos.
Al final volví con mi mamá que había hecho una editorial: Lux et Gaudium (Luz y Alegría). Me apoyó bastante y se convirtió en mi editora oficial. Buscó ayuda y aprendió a editar ella misma como yo aprendía a escribir. Ahora acabo de firmar con ellos...¡Mi familia fue siempre la que más me apoyó! Todo esto ha sido un proceso de aprendizaje. De toda esta experiencia me llevo una gran enseñanza... aprendí que siempre se puede mejorar y que la pasión también se puede plasmar en un papel y que el límite... es el cielo.