Semillas de Juventud Siglo XXICristian Ceballos de la TorreCrista Maria Balderrama SánchhezGabriel Esteban Rodriguez Galindo*BrennaFrancisco ScaliseMariya MelnychukLaura Vanessa González SolerNicoll Valeria Piaratoba SolerMaría José CarreraFanny Margarita Andrade RiveraAntonia RubioGabriel Alejandro López PepaZulay GaiborCruz SánchezRosario Litardo CastroMartha JiménezMelina VeronGestores /Encuentro 2020 Ecuador AnfitriónBerenice AllendeAntonio Silva MojicaMilena Valentina MariñoRebeca Elizabeth Morales Vitas*Amadita CisnerosCristian Dario GrittiRuy FacoFranco Reinaldo PouRenata CapurroiCarolina Proetofunza 1FUNZA 2Michelle Carolina Gómez Coello & Cecilia Gómez CascoFranco Daniel ComerciFernandita López Gómez.Daniela Alejandra Morales GómezThiagoNadia de las Mercedes LunaLaura Ximena Antoniazzi AlbertYésica ZalazarLetras del Andén Ecuador 2020Trinidad Antoniazzi AlbertGersilmar Noelsi Araujo VizcayaJuan Esteban Chávez SerranoAlejo Iván DelbonAndrés Felipe Castellanos MontoyaJuan Daniel Peña García.Mariana López GutiérrezNatalia RecepckaIgnacio AlcarázMaría Gracia Reyes Trujillo -Johanna CastilloSemillero Ma. de los Angeles AbornozSemillas de Juventud Siglo XXI Sote Panelas ColombiaPretextos del SolsticioLos Niños del mundo dibujan la PazPoesía de la Paz Por los niños del mundoArlethJavierMensajes al editorOpinionesAfiliaciónALAS EN CONCIERTO DE ALBORADA 2021

Todo título subrayado es vínculo al tema indicado

Naciones Unidas de las Letras & Semillas de Juventud Siglo XXI ENCUENTRO VIRTUAL INVITACION Y CONVOCATORIA VOCES DE ESPERANZA III Octubre 18-22- 2022

Andrés Felipe Castellanos Montoya

NEWLOGO.jpg

SEMILLAS DE JUVENTUD SIGLO XXI 

 Semillas de Paz en los corazones y los espíritus      

SEMILLA.jpg

UNILETRAS/IAFELIPE.JPG

SEEDS OF YOUTH XXI CENTURY

Seeds of Peace in the hearts and in the spirits

UNILETRAS/AFELIPE2.jpg

ELSALVADOR1.jpg

ELSALV2.jpg

diuenmde19.jpg



EL DUENDE
Por: Fuego Negro

En mi casa hay un duende. Es un duende travieso. El mismo que esconde cosas: saca la tarea de mi maleta por las noches y se roba sólo una media de cada par.Por eso, mi mamá siempre lleva medias de diferentes colores. Nosotros nunca supimos a dónde se iban esas cosas, pensábamos que simplemente
se habían perdido. Hasta que un día yo llegué del colegio e iba a empezar a hacer mis tareas,pero un lápiz se cayó debajo de mi cama. Me agaché para mirar y vi una silueta de una criatura que se llevaba mi lápiz.
Entonces, me puse pecho en tierra, me empecé a arrastrar por debajo de la cama y de repente observé un destello azul por el cual,
esa criatura misteriosa pasaba a través, en ese cuarto de segundo, pasaron tantas ideas por mi cabeza hasta que me decidí ir tras él.En ese momento, dentro de esa especie de portal, me sentí como si me estuviera alargando como un espagueti y aplanando como arepa.
También sentí que viajaba en el tiempo y en el espacio, hasta que llegué a un lugar muy colorido donde vi hadas,duendes, dragones, unicornios y muchas otras criaturas mágicas.

Y allí, me encontré al duende llevándose mi lápiz como un gran tesoro. Le pregunté: - ¿Por qué te llevas mi lápiz? Él se asombró al verme,
y me pidió que le siguiera rápidamente. Me llevó a una cueva donde había medias, aretes, tapas de ollas, zapatos, juguetes,
pulseras y muchos otros objetos de la vida cotidiana. Allí empecé a ver mis cosas:- ¿Tú eres quien esconde todo lo que se pierde en mi casa?

Sigue... 2da columna

UNILETRAS/FELIPE3.JPG

l me respondió asintiendo con su cabecita.- ¿Y quién eres tú y dónde estamos? - Soy un duende y estamos en el mundo de las criaturas mágicas. Yo lo miré con asombro:
era pequeñito, con orejas largas y puntiagudas, sus ojos eran grandes y su cuerpecillo de color intenso verde esmeralda. Le pregunté: - ¿Por qué me trajiste tan rápido aquí?
Y él contestó con temor:- Tengo un problema, la primera ley de las criaturas mágicas es nunca traer a un humano a nuestro mundo, por eso te escondí en esta cueva.
En ese momento me adentré más en la guarida; entonces, vi cosas muy elegantes como zapatos finos y joyas valiosas.El duende, a lo largo del recorrido, me fue diciendo que él había
viajado por todo el mundo, tenía como su tesoro una media de Napoleón, una sandalia de Tutankamón, una brújula de Cristóbal Colón y hasta joyas de un sultán de medio oriente. -
Y podrías decirme ¿Por qué te le llevas sus cosas a las personas?Muy apenado, contestó: - Las necesito para hacer manualidades.
Pero me explicó que ya era hora de volver a mi mundo, debía hacerlo rápido. Para hacerlo tendríamos que pasar por el portal y atravesar el mundo mágico sin ser vistos.

Nos miramos, y le dije: Creemos un artefacto para ir por encima de las montañas y así nadie nos verá. Cogimos la alfombra mágica del rey de Persia, unas tuercas y lazos,

un manto tejido a mano en china y la turbina de un avión, y así creamos una especie de silla voladora. Cuando despegó pensamos que íbamos a caer,

 

pero al final tomó vuelo y llegamos sanos y salvos al portal. Desde ese momento, el duende y yo, nos volvimos los mejores amigos y todos los días cuando
yo vuelvo del colegio le doy cosas para que haga sus manualidades y no vuelva a tomar las cosas de las personas. Lo malo, es que hay otros muchos duendes como él...

 

Agripino.jpg

EL DESEO DE AGRIPINO

 

Él estaba pensando en todo lo que estaba sucediendo. Mirando las noticias y escuchando las personas sobre lo que pasaba en el planeta. Unos creían, otros no. Unos se alarmaban y otros definitivamente no. Y él, ante toda esta situación, se sentía impotente y con anhelos de ayudar a la humanidad y quitar la melancolía que sentía tenían las personas en todo el mundo. En ese justo momento, deseó con todas sus fuerzas y todo su ser de la manera más solidaria y pura, algo que iba a cambiar el rumbo de la historia por siempre. Lo que él deseaba era conocer el origen de todo este caos. Entonces un ser mítico y generoso, una entidad omnisciente y omnipotente, le concedió su deseo. 
 
A la mañana siguiente, Agripino, se sentía extraño. No estaba en su habitación, estaba desubicado. Cuando alzó la mirada y en el horizonte vio una especie de invasión alienígena, como la había visto en la película del día anterior. Se acercó a ellos, discretamente, y con una mirada de extrañeza les pregunto que quiénes eran. Los seres invasores, se sorprendieron y alertaron al verlo. Hablaron en un idioma extraño y lo capturaron en un tipo de baba verde. Mientras lo encerraban, Agripino pidió alguna explicación, pero no obtuvo respuesta. 
 
Pasaron muchas horas, y lo llevaron por un tipo de desierto gelatinoso hasta que llegaron a un mega centro de excavación. Allí entraron y lo trasladaron directamente a quien parecía su superior. Después de un tiempo, de intentar entablar una conversación, los extraños seres lograron entender el español, ya lo habían escuchado antes. 
En este momento, preguntaron: ¿Quién eres? ¿Por qué eres así? Y ¿para qué vienes? Agripino desconcertado, respondió a sus preguntas, rápida y concretamente:
- Soy Agripino, no sé dónde estoy y tampoco cómo llegue aquí. No sé para qué vine. Y añadió con profundo respeto: ¿Quiénes son ustedes? ¿Y me podrían llevar a casa?
 
El vio como susurraban entre ellos en un idioma antiguo. En ese momento observó alrededor y en las paredes había una escritura antigua que se parecía a la que había visto en su clase de historia. Sin embargo, volvió a concentrarse en sus captores. Ellos le dijeron fría y secamente, te llevaremos con nuestro rey, y él decidirá.

 

UNILETRAS/FELIPE4.JPG

te momento, fue llevado a las afueras de la edificación. Agripino miró de nuevo ese curioso bioma. Era algún tipo de superficie viscosa, grasosa, gelatinosa y con poros. Más adelante en el camino, Agripino les preguntó a dónde iban.

Ellos le explicaron que estaban usando un medio de interconexión para pasar de mano a mano hasta llegar al rey. 

Paso mucho tiempo, caminaron mucho. Viajaron por el aire, y también nadaron, hasta que, en un momento, llegaron donde su alteza. Lo llevaron a su majestad real y todos al llegar se arrodillaron ante él. 
El rey también tuvo una gran cara de sorpresa. Y le dijo: Ya es hora de que conozcas quienes somos. Le explicó que ellos eran un grupo de virus pequeños, pero no tanto, llamados por los humanos coronavirus. También le explicó que el mismo rey tenía muchos más años, más que cualquier persona o ser existente en el planeta, y que, en algún momento de la evolución, los coronavirus y los humanos fueron primos, pero los humanos tuvieron suerte y lograron evolucionar, en tanto que ellos tuvieron que ocultarse y así lograr subsistir.

Le reveló que ellos no eran malos, solo intentaban que su especie evolucionara y así por fin estar en paz.Agripino preguntó por qué ellos les hacían tanto daño a las personas. El rey un poco desconcertado le confesó: ustedes son muchos, además no les afectamos tanto en su vida cotidiana. 

Agripino contestó: pero por culpa de ustedes nuestro estilo de vida ha cambiado totalmente, ahora vivimos encerrados y con preocupaciones como ustedes las tuvieron hace miles de años. 
El rey le indicó: Lamentamos que nuestra presencia sea motivo de tristezas y enfermedad, no queríamos hacer daño, solo llegamos. Quisiéramos pedirle perdón a su especie, pero también mostrarles que no todo ha sido tan malo, la naturaleza también ha podido recuperarse del impacto de los seres humanos en el mundo. 

Agripino les preguntó, ¿cómo podemos hacer para que ustedes no les hagan más daño a los humanos y podamos subsistir en armonía? Ya viene la vacuna y posiblemente los extermine. 
No te preocupes, lo sabemos. Solo queríamos compartir este momento, sabemos que les hacemos daño y esto también nos pone tristes. 
De ahora en adelante, progresaremos lejos de la humanidad, estableciéndonos en seres vivos en los cuales podemos coexistir sin dañarles. 

De repente, Agripino abrió los ojos y se dio cuenta que todo había sido un sueño, se vistió y lavó sus dientes, prendió la televisión para ver noticias y vio que los contagiados y enfermos por el Covid ya estaban aliviados y parecía como si el coronavirus ya se hubiera desaparecido de la faz de la humanidad. En ese momento, Agripino, se dio cuenta que no fue del todo un sueño. 

juansebcasmon.jpg


ANDRES FELIPE CASTELLANOS MONTOYA
 8 de septiembre de 2007
Bogotá
Galardón Excelencia Calasancia, grado 2 A. Por su excelente desempeño a nivel integral en excelencia académica, compromiso ético, crecimiento humano e identidad calasancia. Dado por colegio Calasanz Medellín, 17 de Noviembre de 2016.
Excelencia Calasancia, grado 4. Por su excelente desempeño a nivel integral en excelencia académica, compromiso ético, crecimiento humano e identidad calasancia. Dado por colegio Calasanz Medellín, 19 de Noviembre de 2018. 
Excelencia Calasancia, grado 5. Por su excelente desempeño a nivel integral en excelencia académica, compromiso ético, crecimiento humano e identidad calasancia. Dado por colegio Calasanz Medellín, 12 de Noviembre de 2019.
Concursos Ganados
XXVII Concurso de fotografía y Fauna, Zoológico de Medellín, 2015.
Ganador del emblema por primaria en los juegos Intercolegiados Colegio Calasanz Marzo 9 de 2018
Reconocimientos escolares
2012 Mención de Honor, Jardín, Liceo Americano mi Gran casa Azul, Bogotá 
2016 Primer puesto en el concurso de cuento
2018 Ganador concurso de cuento primaria
2018 Mejor desempeño en artes, primaria
2019 Elegido como personerito de primaria