Semillas de Juventud Siglo XXICristian Ceballos de la TorreCrista Maria Balderrama SánchhezGabriel Esteban Rodriguez Galindo*BrennaFrancisco ScaliseMariya MelnychukLaura Vanessa González SolerNicoll Valeria Piaratoba SolerMaría José CarreraFanny Margarita Andrade RiveraAntonia RubioGabriel Alejandro López PepaZulay GaiborCruz SánchezRosario Litardo CastroMartha JiménezMelina VeronGestores /Encuentro 2020 Ecuador AnfitriónBerenice AllendeAntonio Silva MojicaMilena Valentina MariñoRebeca Elizabeth Morales Vitas*Amadita CisnerosCristian Dario GrittiRuy FacoFranco Reinaldo PouRenata CapurroiCarolina Proetofunza 1FUNZA 2Michelle Carolina Gómez Coello & Cecilia Gómez CascoFranco Daniel ComerciFernandita López Gómez.Daniela Alejandra Morales GómezThiagoNadia de las Mercedes LunaLaura Ximena Antoniazzi AlbertYésica ZalazarLetras del Andén Ecuador 2020Trinidad Antoniazzi AlbertGersilmar Noelsi Araujo VizcayaJuan Esteban Chávez SerranoAlejo Iván DelbonAndrés Felipe Castellanos MontoyaJuan Daniel Peña García.Mariana López GutiérrezNatalia RecepckaIgnacio AlcarázMaría Gracia Reyes Trujillo -Johanna CastilloSemillero Ma. de los Angeles AbornozSemillas de Juventud Siglo XXI Sote Panelas ColombiaPretextos del SolsticioLos Niños del mundo dibujan la PazPoesía de la Paz Por los niños del mundoArlethJavierMensajes al editorOpinionesAfiliaciónALAS EN CONCIERTO DE ALBORADA 2021

Todo título subrayado es vínculo al tema indicado

Naciones Unidas de las Letras & Semillas de Juventud Siglo XXI ENCUENTRO VIRTUAL INVITACION Y CONVOCATORIA VOCES DE ESPERANZA III Octubre 18-22- 2022

UNILETRAS/FER.jpg

DESPEDIDA DEL 2020 Y PROPÓSITOS PARA EL 2021
Este año, el coronavirus, que ha causado daño al mundo entero.En lo familiar tuvimos que alejarnos de nuestros seres queridos, en lo personal dejar la escuelay en lo social dejar de estar con las amigas.Fue bastante triste porque se perdieron muchas vidas.
Despido al año 2020, con mucha pena, por todo triste y malo lo que estamos viviendo aún.Pero también hubo cosas buenas: la unión familiar. Aprendimos a usar el Zoom, tuvimos muchas
reuniones interesantes y muy lindas durante este año.Conocimos al líder Joseph Berolo, una persona muy linda, con Yolanda Añazco y Carmen Gómez organizaron
el Encuentro "Voces de Esperanza" muy expresivo y escuchamos muchas personas interesantes de otros países. Gracias por unir a los países y fomentar la paz mediante los poemas.Para el nuevo año 2021 deseo que todo lo malo termine pronto.Me propongo ser la mejor estudiante de mi escuela, ser respetuosa, educada, obediente,
amable. Y cuidar y respetar el espacio público.

Fernanda Mikaela López Gómez, nace en Quito-Ecuador, el 25 de septiembre del 2013
Padres son Andrea Cristina Gómez Callantes y Wilson Andrés López Chuquilla.

Estudia en la UNIDAD EDUCATIVA, "SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS" HNAS. BETHLEMITAS de Quito. Participa en Semillas de Juventud Siglo XXI "Unidos por el Bienestar y la Paz" de Quito Ecuador, creada en enero del 2020
Baila y canta con solvencia. Participa con suficiencia en los talleres y tertulias literarios. Creas sus propias poesías. Investiga, busca poesías cortas para sus presentaciones. Le gusta la declamación.
Gedstora Carmen Gómez Casco integran el equipo: Cecilia Gómez Casco, Carmen Amelia Cerón y 
cristygomez55@hotmail.com / cristygomez55@yahoo.es

 

UNILETRAS/pazf.jpg

DIME MAMÁ
Dedicado a mi madre: 
Andrea Cristina Gómez Collantes
Dime mamá,
¿Cómo hiciste para
poder ser la mejor
persona del mundo?
Me encantaría saber,
si me puedes hacer
igual que tú.
Una persona amorosa,
Bondadosa.
Esa eres tu madre
Querida.

UNILETRAS/pastor.jpg

Dedicatoria 
Este pequeño cuento es dedicado al tío Manuel Calahorrano Villenas, por ser un hombre bondadoso, amable, amante de la naturaleza y sobre todo de los animales.C
on infinito cariño Fernandita López Gómez.
En la parroquia de Calacalí, ubicada a 17 km al norte de Quito, cerca de la Ciudad Mitad del Mundo, considerada como la puerta de ingreso al Noroccidente de la provincia de Pichincha, se encuentra la Granja de Manuel, un granjero servicial, amante de la agricultura, y por supuesto de sus animales, Manuel amaba y cuidaba con mucho cariño y esmero a cada uno de su animalitos entre ellos, gallinas, cerditos, vacas, conejos, pero tenía un gusto muy particular por Fernandita su blanca, esponjosa, juguetona y dulce oveja.
Fernandita más que una oveja era una gran compañera, pues su espontaneidad y peculiar proceder la habían hecho destacarse entre todos los animalitos de la granja, un día Manuel mientras realizaba sus labores no se percató de que Fernandita su oveja atravesó la puerta y camino sin rumbo, había llegado la noche y la tristeza era evidente en Manuel, pero ¿dónde podría estar Fernandita?
Aquella traviesa se había alejado tanto de la granja, que le resultó muy difícil encontrar el camino de regreso, estaba tan confundida, hambrienta, triste, pensaba que Manuel su gran amigo la había olvidado, que no la buscaría, que no la extrañaría, que la reemplazaría, pero lo que Fernandita ignoraba es que Manuel la buscaba y extrañaba tanto o más que ella.
Transcurrieron varios días y la tristeza embargaba a todos los habitantes de la granja de Manuel, aquella juguetona, blanca y esponjosa ovejita no estaba junto a ellos, por su parte a Fernandita la pena le embargaba y las esperanzas de volver junto a sus grandes amigos se esfumaban, pero pese a que creía que sus fuerzas se esfumaban, el amor por reencontrase con sus seres queridos le impulso a seguir buscando el camino correcto a su hogar, y así mientras miraba al cielo buscando guía llego a su amada granja.
Manuel y todos aquellos animalitos que por días la habían buscado estaban felices de volver a verla, y sin duda alguna Fernandita estaba tan emocionada que no dejaba de dar sus pequeños y peculiares saltos, era la forma de demostrar su alegría ante tan maravilloso reencuentro, no solo con sus grandes amigos, sino por tener la oportunidad de regresar a su bello y único hogar. 
Ahora si podría dormir tranquila, pues sabía que nada se comparaba con el calor de su hogar, y sin duda alguna con el amor que le ofrecía su gran amigo Manuel, amor que le cobijaba el corazón y que le arropaba el alma.
A partir de toda aquella experiencia Fernandita comprendió que no debe alejarse de esa manera de su querido hogar, y entendió que pese a lo adverso de esta situación el amor que sentía Manuel por ella, hizo que nunca deje de buscarla, pensarla y guardarla en su bello, noble y gran corazón. Fin.