HomeRevista Lteraria Ave Viajera Julio 2021Revista Literaria Ave Viajera, Mayo 2021Revista Literaria Ave Viajera Marzo 1. 2020Revista Literaria Ave Viajera Julio-Agosto 2020Hojas de Calendario.Revista Literaria Ave Viajera, Edición Conmemorativa Enero ,2021Revista Literaria Ave Viajeera Marzo 30.,2021Revisa Lietraria Dic2019Revista Literaria Ave Viajera. Octubre 2019Semillas de Juventud Siglo XXIAbismos InsondablesDistorsión del PensamientoEscala de actitudes disfuncionales DASCuestiones Fudamentales (2)2)Inventario BeckTerra IncognitaReflexiones filosoficas de dos poetasTransitamos caminos de locura existencialEl amor por estos tiempos.Voy a suicidarme ¡Extasiado!¡AMOR!Ciclos de PoesíaLa VerdadEl erotismo en la PoesíaLos Poemas Mínimos de PiedadEl Cónclave de los SaposDe mi no digáis...Sueño AlunizadoCuento MendigoSoledadDesde el país de Antonio Esteban AgüeroSi enseñas a volar....La Vida es BellaLa Vida es bella 2020Los últimos días y otros cuentosCanto General EróticoDia Internacional de la PazDIA INTERNACIONAL DE LA PAZ 2020¿Vienes a Cenar?Gabriela Celli Encuentro de AlmaLuis Maria Murillo SarmientoLionel Henriquez BarrientosRuy Faco NaranjoElena Alicia Cabral ColmanContactosAcuerdos EditorialesebooksEDICIONES ANTERIORES

conclave.jpg

sapostristesd.jpg

EL CONCLAVE DE LOS SAPOS
 
Lectura para niños
 
PIEDAD ROMO LEROUX


 

La mañana espléndida, asomaba arropada por la tibieza del sol; el otero cercano empinaba su lindero arrastrando entre hierbajos y piedrecillas las huellas de viejas mulas que cargaban en sus lomos hatos de leñas que servirían para el fuego de las casuchas que se alzaban entre guayabales y mangales aromando escandalosamente los riachuelos y pantanos desbordados en ese invierno, pues las lluvias caían incesantemente no dando tregua a los pocos habitantes del recinto, "Caña Brava", quienes vivían de la pesca y de la siembra de frutales y legumbres. 

 

  

Como decíamos la mañana era espléndida, un ligero rocío empañaba con sus cristales loa helechos y culantrillos que ruborizados se alzaban bordeando la charca y el camino sinuoso que llevaba al otero; de pronto un chirrido estremeció el aire, de entre los hierbajos asoma una cabeza ancha con los ojillos pícaros y saltones de Don Manolo sapo, su cuerpo robusto con tono verdoso amarillento se abre paso entre los arbustos cercanos a la charca rebosante de lechuguines en donde habita con su prole, Aleja, su mujer, Manolín el mayor de sus hijos, Griselda su ranita engreída y un sin número de larvas, que pronto se convertirían en renacuajos y en más bocas que mantener.

sapo34.jpg

Siempre atento al entorno, con gran destreza saca su lengua larga y pegajosa y atrapa a una mosca en un santiamén, esa y otras hormiguillas y gusanillos serán su desayuno en esta mañana invernal; dando pequeños, pero certeros brincos, escaló al pie del otero, desde allí vigilaría todo el paisaje y sin lugar a dudas podría cautivar con su graciosa elegancia y elocuencia a todos aquellos que estaban convocados a esta reunión urgente, con el propósito de postularse para diputado a la Asamblea Nacional; ya nombrado cosa que no ponía en duda alguna, se encargaría de reivindicar a los suyos quienes en los últimos años habían sido objeto de desprecios, de incalificables humillaciones solo por el hecho de ser sapos... bueno y ranas; las hembras también fueron menospreciadas, tildadas de feas, de saltarinas de poza en poza, infieles y muchos otros epítetos ofensivos, que por respeto a los lectores me niego a repetir; cavilaba Don Manolo sapo y oteaba con sus ojillos saltones la inmensidad del campo, desde donde los olores de los frutales aromaban hasta emborrachar con su fragancia todo el espacio; apresuradamente los saltos chapoteaban en los charcos y se multiplicaban y lo que apenas unos minutos antes eran ruidos y sombras se transformaban en sapos y ranas, todos al unísono se congregaban en la planicie para asistir a la convocatoria de Don Manolo.

La mañana despuntaba espléndida, daba la impresión que ningún chubasco empañaría la reunión; debo decir que el tal Don Manolo tenía fama de manejar la palabra con tal propiedad que convencía a propios y extraños con su convincente labia; al momento preciso el orador se alzó sobre sus ancas traseras y desorbitando más sus vidriosos y saltones ojos se encaró con la multitud: _ compañeros que junto a mí sabemos de los múltiples engaños que durante tantos años, (perdón, todo lo que converso me sale en verso), prosigo, nos han mentido con sus promesas de hacer mejoras en nuestra charca, limpiándola y mejorando todos los alrededores, pero no hemos obtenido nada de lo ofrecido; ¡palabras y solo palabras, promesas y solo promesas!

Los ojos parecían salirse de sus orbitas; tomó aire y prosiguió, yo le daré cumplimiento a todos sus reclamos; los aplausos atronaron el espacio; Don Manolo pidió calma y continúo _ este puesto de senador no es fácil, es verdaderamente un oficio que conlleva innumerables sacrificios y hasta podría decir que riesgos y peligros, me juego en esta Cámara el pellejo, pero enfrentaré todos los malos tragos, y aquí hizo una pausa, tomó aire, alzó aún más la voz y prosiguió, _ con tal de servir a mis coterráneos; los aplausos atronaron el espacio; _ calma, calma, llevaré la voz de los sin voz, la palabra de los sin palabra, la lengua de los sin lengua y lograré que nuestra comuna alcance todo lo que por derecho propio se merece; lo único que les pido es que en las próximas elecciones del domingo, las urnas se rebosen con los votos con mi nombre; nuevamente los aplausos interrumpieron el discurso; todos esperaban estas palabras prometedoras que de alguna manera les daban nuevas esperanzas; habían pasado muchos años de engaños por parte de los que llegaban al poder, no querían derrumbarse y perder la posibilidad de un representante que poseía el don de la palabra y que por vez primera no los traicionaría, querían creer en él, pues era el hombre, digo, el sapo más idóneo de los últimos años; los gritos llenos de esperanza se multiplicaban en el espacio infinito; _ ¡viva Don Manolo!, ¡viva la Charca! ¡Viva el Recinto de Caña Brava!, ¡qué algarabía, qué bullicio, qué estruendosos aplausos! . - Todos pero todos estamos comprometidos con el progreso y las mejoras de nuestra Charca y yo lo único que haré es llevar sus reclamos y hacerlos cumplir a la brevedad posible en el Congreso; es mi palabra comprometida y la haré cumplir ¡os lo juro! Así estaban las cosas, poco a poco los sapos, las ranas, los renacuajos, fueron dispersándose, Don Manolo puso sus cuatro ancas en el suelo y dando brincos de alegría, silbando la canción de moda, "Despacito", tomó el camino de regreso a su charca.


TODO TEXTO SUBRAYADO ES ENLACE AL CONTENIDO DEL TEMA INDICADO

 Los Derechos de Autor de todos y cada unio de los autores publicados en este portal están protegidos por estatutos y registros editoriales internacionales. ©®


 

Cric- Cric, el Grillo "patas cortas" y la Cigarra "cantaora"

sapos5.jpg


¡Cuántas esperanzas abrigaban los sapos y las ranas de la charca! Todos estaban seguros de que no serían defraudados y de que Don Manolo lograría cumplir con todas sus promesas; los días y las semanas pasaban y en los medios de comunicación no se oían las palabras del famoso sapo; otros senadores llevaban la voz cantante; una especie de letargo llenaba las mentes de los habitantes de la charca, pero no admitían que por enésima vez habían sido traicionados; una tarde de mayo llegaron los rumores de que la familia del sapo Manolo se había mudado a la Isla Manolín, en donde moraban los ricos y aristócratas, así mismo se supo que lo habían visto vistiendo sus mejores galas en los clubes y bares de la comunidad, que jugaba al golf compitiendo  torneos de famosos y que su señora, doña Aleja y sus hijos Manolín y Griselda asistían a reuniones de ranas aristócratas , compartiendo tés y juegos de naipes con las ranas de la alta sociedad. ¡El dinero había roto el saco nuevamente!

sapoconmaletas.jpg


 

 

Un silencio sepulcral se extendió por la charca, ni siquiera su propio rumor tan habitual logró turbar ese profundo silencio. Las algas curiosas con su color verde azulado, se pasean calladamente con sus ramas a manera de rosarios; los helechos aparecen entre las grutas de las piedras, permitiendo que el agua chorree entre sus pliegues, los musgos entre las peñas desoladas, llenan las grietas de minúsculos tapices; los líquenes alargados y finos, apretujados en manojos aquí y allá y los solitarios lirios de agua aparecen desolados y mustios; una vez más han sido traicionados por el maldito poder y por la ambición al dinero que corrompen a aquellos que creen que sus fechorías serán olvidadas.

cualquieroare.jpg

Cualquier parecido es pura coincidencia- Joseph Berolo, Editor,. Octubre 15,2017