Naciones Unidas de las Letras UniletrasIndice IlustradoCONVOCATORIA POETAS SIGLO XXIPrincipios FundamentalesEstatutos*Consejo Internacional de DirectoresMensajes de opiniónAfiliaciónEric ChadJaime Medina GarciaVenancio Castillo

María Rosa Repzka

TODO TITULO SUBRAYADO ES VNCULO A LA PÁGINA CORRESPONDIENTE

Los Derechos de Autor de todos y cada uno de los autores publicados en este portal están protegidos por estatutos y registros editoriales internacionales. ©®

SILENCIOSD.jpg

María Rosa Rzepka.Buenos Aires Argentina. Docente Miembro Fundador de Naciones Unidas de las Letras. "Viaja en micros o colectivos hacia su trabajo. Días pasados los choferes estaban de huelga y no pudo viajar. Preguntó el por qué la huelga y le contestaron que a uno de los conductores, la noche anterior, luego de un robo, los ladrones le cortaron uno de sus dedos. Por ese motivo no trabajarían hasta que las autoridades les brindaran la seguridad pertinente. Esto lo escribió después de enterarse. Es muy triste, pero es la realidad que nos acosa día a día en nuestros países... Los delincuentes ya no tienen códigos, matan o hieren a sus víctimas por que sí, sin motivo alguno, por el sólo placer de hacerlo. Es muy lamentable, y si los gobernantes no hacen nada para remediarlo, la gente tomará su propia defensa y todo se convertirá en un caos generalizado."! .Margarita Mangione. Uniletras.Argentina.

Maricel Leguizamón mi alumna, cursando el 3º año de secundaria. Sehizo acreedora del 2º premio categoría juvenil en el Certamen de F.E.I.D.e.S, el mismo donde intervino Mássimo en categoría infantil.
Acaba de recibir un primer premio por su trabajo referido a los cuatro elementos, promovido por la Fundación F.E.I.D.e.S. cuyo lema es Formación y Educación Integral para el Desarrollo Sostenible. La sede de la Fundación se encuentra en la provincia de Córdoba. Franco Daniel, que es su primo también recibió su diploma en la categoría Juvenil Mássimo es categoría infantil- 

dolor.jpg

  Agua pura

Sembradores de paz,
ésta es la hora
de esparcir las semillas verdaderas;
 a un lado conveniencias usureras.
Delante de nosotros, la conciencia.
Tan sólo la verdad, la verdadera
 razón que al ser devuelva la hidalguía.
Vivir de cara siempre a la armonía;
que fluyan las palabras de los labios
tan claras como cuentas de un rosario.
Agua pura curando las heridas.
La paz es esa cena prometida
compartida sin más. Sin adversarios.
María Rosa Rzepka.

repzka.JPG

repskanieto.jpg

Mi nieto Mássimo Fabricio Comerci, quien además de haber sido distinguido con el primer premio en el Certamen de la Fundación para la Educación Integral y el Desarrollo Sustentable( FEIDeS) de Villa primer premio en el Certamen de la Fundación para la Educación Integral y el Desarrollo Sustentable( FEIDeS) de Villa Carlos Paz, provincia de Córdoba, obtuvo el 3º puesto en el Certamen que organizara Araceli Alonso en la ciudad de Villa Adelina, partido de San Isidro. A el pertenece el trabajo Una Carnada Especial y Los conflictos y las Juntadas. Tiene 12 años y cursa el 6º grado de educación primaria.La joven que aparece es Maricel Leguizamón, alumna de 3º año secundario en la escuela en la cual yo trabajo. Es una gran promesa tanto en las letras como en el manejo de acuarelas. Su trabajo, también distinguido en el Certamen de Villa Carlos Paz en categoría Juvenil es Cuatro Elementos-Y por último, La violencia es siempre una mala palabra, es de mi autoría Con el deseo ferviente de que nuestros pueblos latinoamericanos regresen al sendero de la paz sin distinciones de tipo alguno- María Rosa Rzepka

LOS CONFLICTOS Y LAS JUNTADAS

 

Los cuatro elementos de la naturaleza son como buenos amigos.
A veces se quieren mucho y otras veces se pelean.
El fuego con el aire son buenos compañeros.
Lo que pasa es que el viento provoca con sus burlas al fuego, que se apaga.
Poco después lo aviva con una bocanada de aire fresco que ríe de la mala pasada.
La tierra, única chica del grupo que charlaba, adivinó el problema. 
Cuando ella se juntaba con el agua, los otros de ese grupo, seguro se borraban.
Y fue así como pronto el fuego a la tierra no le hablaba.
Entonces fue que el viento se metió en la juntada, 
motivándolo al fuego, logró que se acercara.
Y siguieron amigos, aunque a veces fracasan 
los intentos de ir juntos, y vuelve la batalla.
¿qué hacés vos por acá? Preguntó al fuego el agua.
Que te importa metiche, fue la respuesta dada.
Insultos van y vienen. La pelea empezaba, y ya no tuvo fin, lanzó chorros el agua.
El fuego resistía y presentaba batalla. Al fin los dos perdieron,
el fuego apagado, el agua evaporada.
La tierra seca y sola, y el pobre viento sueña
que juega con las olas.
Moraleja: pelear solo agranda los conflictos.

 

CUATRO ELEMENTOS

Tu repentina partida punzó mi mundo para siempre. Esfumándolo en el aire, alterando mi sentir con un fuego que no es posible apagar con agua.Mis ojos están sin agua, gota a gota embebida por la tierra, el dolor forja lágrimas de fuego que queman mis sueños.

 

Puedo ver el agua en tus cabellos meciéndose, evaporándose, levitando por el aire y otra vez, volviendo como lluvia a la tierra encendiendo la magia de la vida. Y es rebelde su 
esencia, como el fuego .Desolada certidumbre ata mi vida, si no hallaré tu imagen en el aire, ni tu sombra reflejada por el agua.Y tampoco habitarás en el fuego, en hechizo magnífico tu mundo brotará en lo prolífico de la tierra. Hay nostalgias con vida por el aire, tierras áridas sedientas de agua, y un amor que es el fuego de este mundo. Seudónimo: de la Magia.

 

tierramadre.jpg

La tierra pare esperanzas

 

Cielo teñido de humo,
metrallas que se disparan.
No sólo hieren al hombre,
es la tierra a la que matan.
En el aire enrarecido 
ya no hay palomas que cantan,
 
En otro rincón del mundo
legiones de olas arrasan;
las aguas buscan su cauce,
la vida muere inundada.
En el aire enrarecido
se van quemando las lágrimas.
 
¿Y esos árboles erguidos
que al cielo azul traspasaban?
Fueron talados al vicio
tan solo por las ganancias;
muy pronto ruedan en hojas
de diarios que se desplazan
hasta llegar al montículo
del basural o la nada.
 
En el aire enrarecido
la tierra pare esperanzas
que llegan como palomas
dejando atrás la bandada.

Quiero...
 
En un mundo mejor, quiero que vivas.
Que transites sin miedos por la senda.
Que crezcas sin dolor, pero en conciencia
que el amor sin valores pierde esencia.
Has de gozar de todo lo creado
con el alma borracha, predispuesta. 
Es, en las almas ampliamente abiertas
donde germinan las semillas nuevas.
Porque en tu sangre renace mi sangre,
se avivan ilusiones ya dormidas.
Intento por seguirte, mil hazañas.
Quiero atrapar las cosas no vividas.
Por eso, amado mío, no abandones
proyectos, ilusiones, fantasías.
Las noches se suceden a los días.
Los grises con la luz desaparecen.
Una urdimbre de ideas enlazadas

La violencia es desde siempre una mala palabra
 
Cuando la violencia se instala en una sociedad, el sol pierde su brillo, las nubes van y vienen y la paz se arrincona detrás de los insultos.
La violencia es la daga que va hundiéndose en el alma, que lastima la piel, se ensaña, deja marcas. Acalla la conciencia, justifica y engaña.
No admite otras razones, establece distancias, solo aporta dolor; el rencor se agiganta.
No hay amor que germine con golpes y amenazas.
El amor es un soplo que llega a las entrañas. Un querer compartir, ser el otro, es la flama que, brillando en los ojos, endulza la garganta.
El amor de pareja es, comunión de almas. No es castigo, no es fuerza que a los sueños desgarra. No es imponer caprichos, echar culpas con falsas historias que denigran gota a gota...y rebalsan.
No son amor los celos. Es mezquindad que arrasa la pobreza de espíritu. Pobreza disfrazada con mantos de poder. Nada suman. Desgastan.
Y la violencia muerde como un perro con rabia.
"Yo te amaré por siempre, siempre que no seas mala" Respeto: si hay testigos, si no los hay se ultrajan los deseos del otro que se avergüenza y calla. El violento se agranda, aunque a veces llorando pide perdón, murmura las disculpas, se arrastra implorando clemencia, gimiendo un "no te vayas".
Hay almas inocentes que pagan con su infancia. Cotidianos los dramas, se repiten, descansan sobre el triste silencio que envuelve la desgracia.
El remedio está a mano, es el amor que hermana. María Rosa Rzepka.


 

Amanecer cada día
 
Decidí sacarme el cuerpo.
Dejarlo seguir durmiendo
sobre la cama tendida.
Salir con mi alma al patio
en busca de la alegría.
 
Asombrado ante la escena
el cielo miró mis ojos;
un alma despreocupada
que sin pudores, lo mira.
 
La brisa me dio de lleno,
cargaba en brazos delicias
de aromas que desde siempre
en mi alma permanecían.
 
Los pájaros con sus alas
sacudíanse la rutina
no sin antes entonar
diferentes sinfonías.
Caricias de plumas sueltas;
tan libres y amanecidas.
 
Un gusto a tierra mojada
subió junto a las semillas,
y supe el sabor primero
de la siembra y la vigilia.
 
Imaginé el pan y el vino
dándose a manos tendidas.
Llegando a todas las almas,
sanando en forma sencilla.
 
Entonces recordé el cuerpo
que en cama sobrevivía
encerrado en una piel
día a día envejecida.
 
Despacio volví a su encuentro
para hacerle compañía.
Me habló de la hipertensión,
dolores que padecía.
 
Esa cárcel que a sus huesos
prisioneros los traía.
Me acurruqué en su interior,
le dije con voz tranquila:
la libertad no es cuestión 
de encierros ni celosías.
 
Sólo es cuestión de querer
amanecer cada día

 


Me duele la piel. Me duele mi patria

 

 

Invocando derechos adquiridos,
destrozan, amenazan y coartan
las libertades de otros que trabajan 
pagando al día los impuestos y las tasas.
Con las caras tapadas, con bastones,
se plantan en demanda de subsidios
transformando avenidas en letrinas,
insultan la moral y el sacrificio.
Que oclocrasia gobernando nuestra patria
se arroga decisiones y prebendas.
Que educación basada en facilismos
cuando el ejemplo es quebrantar las reglas.
América, soñada por 
mujeres y hombres enfrentando la conquista.
Cubre tus ojos no veas la nevisca
que en ignorancia opaca la luz de la nobleza.
Todo ha de ser de todos. La propuesta
Más no quiero en mi casa alcohol ni drogas.
No quiero ver en la pantalla boba
robos y asaltos a punta de pistola.
Mi ser, mi esencia, mi alma se resiste
a continuar con la cabeza gacha
mientras las bandas sin pudor escrachan
esputos y grafitis sin vergüenza.
Despierta patria mía de este sueño insano
en que es locura un apretón de manos.
Unidos por la paz miremos adelante.
De arena un grano más en el desierto cabe.
 
II 

 

El hombre es un sueño
Doblado en el surco.
Estibando en puerto.
Cazando guanacos.
Pastando en los cerros.
Vive el hombre en sueños,
de tiempos mejores,
de nuevos rebaños,
de barcos repletos .
De campos dorados,
de bosques inmensos
Sufre el hombre siempre
al ver malograda
su lucha y su suerte.
Piensa en su destino.
No encuentra respuestas,
y realiza el duelo,
Trabajando fuerte.
Para que aprendas...
Cayó sin hacer ruido, sordamente.
Rodó como hoja seca, con descuido.
Al aullido de dolor lo abortó el miedo.
El terror lo invadió, cayó vencido.
La mente se nubló completamente.
Sin poder reaccionar, desvanecido.
Escuchó los insultos, las afrentas.
Y la sangre brotando como un río.
" Tomá , para que aprendas" dijo ronco
quien le cortara un dedo, sin cuchillo,
Y para despedirse una patada
lo hizo doblarse en dos. Como un mendigo.
¿Para que aprenda qué?,
que ya no existen las leyes que cobijen, que den sitio
a los derechos natos de este tipo
saliendo a trabajar por la mañana.
Antes que asome el sol por la ventana,
zapatillas, campera y un bolsito...
 
¿Para que aprenda qué?
 
A odiar la vida, a maldecir la suerte y el destino.
Aceptar que desde ahora en adelante
ha de ser uno más, un desvalido.
 
Una vez que los trámites terminen,
lo indemnicen, discriminen y le otorguen la pensión.
Con la mano en el bolsillo sin hallar la explicación,
marchará mirando el suelo sospechando con recelo
de toda la población.
Le sobrará una cuerda a su guitarra.
Un botón a la chamarra.
El sostén para el pitillo.
El lugar para el anillo.
Y las ganas de aplaudir.
Hasta el día en que descubra resignado
que es un hecho consumado:
Se puede sobrevivir.

 

 

palabras.jpg

 

PALABRAS

 
Cuando aparece el llanto
Sobran las palabras.
Si la violencia triunfa
Falta la palabra.
Cuando el hambre golpea
Falta la palabra.
Cuando hay sed de venganza
Falta la palabra.
Cuando el miedo penetra
Falta la palabra.
Cuando la rabia estalla
Falta la palabra.
Cuando el amor se aleja
Falta la palabra.
Si el ego se acrecienta
Sobran las palabras.
 

 

 Done

campanas.jpg


 
Vivir la desaparición física de un ser con el que hemos compartido momentos, alegres o no despierta junto al desasosiego, ideas sobre el paso hacia ese más allá desconocido. Este réquiem fue escrito para una amiga que partió abandonando su crisálida el martes último. Lo comparto con Ustedes, sepan disculpar. Son muchas las veces que necesitamos aquietar la Corazón. Esta es una de las formas que he encontrado para hacerlo. 

 

RÉQUIEM
 
Lentamente se deshoja.
Se desdobla, luego emerge.
Lentamente deja atrás el estridente
torbellino que embotaba su presente.
Lentamente sube al borde de la copa.
Desde el cáliz.
Silba el viento en las alturas no habitadas.
Se estremece.
El frio envuelve.
Ya abandona lo mundano y reticente.
Poco antes ha clamado por auxilio.
Inútilmente.
Todo cuenta un principio y un final,
Indiferente,
al capricho o voluntad de los vivientes.
Las barajas fueron dadas puntualmente.
En la mesa desliada, quedan naipes.
No más reyes, decidiendo que lo urgente,
que lo falso, lo banal o lo prudente.
Pierden fuerza los sonidos, lentamente.
El vacio borronea los papeles y las tintas
en la agenda que dio cuenta de sus días.
En el túnel se introduce, evanescente.
Astronauta se declara, libremente,
en su nave personal, la de su muerte.

 



TODO TITULO SUBRAYADO ES VNCULO A LA PÁGINA CORRESPONDIENTE

Los Derechos de Autor de todos y cada uno de los autores publicados en este portal están protegidos por estatutos y registros editoriales internacionales. ©®

AMAN.jpg

LIAN.jpg


INFANCIA AHOGADA
 
Ante el hecho consumado
el horror me paraliza.
Siento seca la sangre
transcurrir por mis venas.
Siento que se humedecen
las fibras uterales
de odio y de venganza.
Y la rabia me engulle.
No encuentro las palabras
que limpien las heridas.
Que borren cada lágrima.

A LA POSTERIDAD  Maria Rosa Repzka Enero 2018

 

"y las manchas comenzaron a crecer en los hasta entonces vírgenes océanos.!  

 

El planeta flotaba lentamente en el espacio que no tiene rumbos. Rotando sobre su eje, jugando con los rayos del sol que lo iluminan de una cara a la otra eter- namente.                                                                        La superficie de este planeta tierra aparecía como una escena desértica, con llanos y montañas, con valles y volcanes. Fue así que el Creador Supremo encontró conveniente darle vegetación. Una inmensa gama de verdes, ocres y amarillos fueron familiarizándose  con la cubierta antes opaca, y a poco luciendo tantos colores como el arco iris, ya que la vegetación comenzó a florecer. Llegaron las primeras formas animales. Los insectos pronto aprovecharon el polen de las flores. La tierra respiraba en paz.

El Supremo Creador, creyó entonces pertinente agregar al hombre a ese mundo perfecto. Y allí lo puso, junto al libre albedrío. En un mundo perfecto. Y el hombre fue feliz, a pesar del frío en los inviernos, a pesar del calor en los veranos, a pesar de las lluvias torrenciales o de las sequías interminables. Aprendió a defenderse de los grandes saurios, y a dominarlos en ocasiones. Aprendió maravillado, las ventajas del fuego junto con el peligro que represen- taba a la vez. Y siguió feliz.

Poco a poco comenzó a desconfiar de los otros humanos, a estar alerta para no ser sorpren- dido y asaltado. Para no perder parte de sus bienes, que no eran muchos pero necesarios.

Luego supo que la comida podía no depender exclusivamente de la caza o la recolección. Y llegó la gran revolución del neolítico. La primera revolución del hombre sobre la tierra. La agricultura. Ser parte de la magia, sembrar y cosechar. Guardar alimentos para las épocas de escasez. El pensamiento mágico religioso  acompañándolo. Las primeras deidades. Los cultos, la hechicería. Y todo estaba bien.

Comenzó el hombre a domeñar los pequeños animales. Es decir, parafraseando al zorro del Principito, los domesticó. Y su dieta se enriqueció aún más. Huevos, leche, carne....lana y piel para su vestimenta. El hombre era feliz.

Se dio cuenta que podía hacer una división del trabajo a partir de vivir en comunidad. Del garrote paleolítico y el golpe de piedra contra piedra, el hombre aprendió a tallar la piedra. A dejar su impronta sobre las tablillas de barro amasado y húmedo. Aprendió a cocer los adobes. Pudo hacer cuencos de arcilla cocida para trasladar el agua. Y luego descubrió los metales. Y las tablas de la ley para conservar el orden y la unidad. Junto a esa unidad apareció con mayor nitidez la figura del jefe, del soberano. Mitad hombre, mitad dios. Aparecieron los tributos al nuevo soberano, y a los integrantes de la casta sacerdotal, aquellos que conocían el secreto de las cosas, que sabían cómo invocar a los dioses para ganar sus favores.

Y las armas antes rudimentarias, se fueron perfeccionando. Fueron más letales, más pre- cisas. Siempre con la idea de conservar el orden...y de agrandar los territorios dominados.

A la par fueron naciendo otras lenguas correspondientes a las distintas comunidades. Los registros escritos fueron cada vez más, utilizando diferentes simbologías. Lo escrito, escrito está. Que para eso los escribas han estudiado tanto y a conciencia. A las palabras se las lleva el viento. Y a los tributos que en la actualidad llamamos impuestos y tasas....también.

Para ese entonces el hombre ya no podía vagar libremente. Tenía obligaciones que se sumaban día a día (sobre todo para los esclavos que se acrecentaban en número al caer prisioneros de guerras, para volver a disminuir a causa de los trabajos forzados y alguna que otra peste)

Fueron pasando los siglos, uno tras otro. Guerra viene, invasión va. Descubrimientos geo- gráficos de tierras antes no exploradas. Avances y retrocesos debidos a la superpoblación en algunos casos, la cual obligaba a exigirle a los suelos más de lo que ellos podían brindar. Demasiadas bocas para alimentar, demasiados tributos que pagar y una sola vaca produ- ciendo la leche, hicieron que algunos paraísos devinieran desiertos o casi.

Renacimiento de la cultura clásica sumado a la invención de máquinas que predestinaban la gran revolución industrial. El arte como medio y fin para sumir en el temor a unos, para envalentonarse los santísimos mecenas. Máquinas a vapor que muy pronto serán sustituidas por motores a combustión. Combustión de los recursos naturales no renovables que hasta ese momento dormían bajo la superficie terrestre.

En poco tiempo aquel profético cuadro pintado por Williams Turner titulado "Lluvia, vapor y velocidad" fue solo un mapa de manchas infantiles e inocentes...y las manchas comenzaron a crecer en los hasta entonces vírgenes océanos.

Los agujeros en las capas de la atmósfera llamaron la atención de los hombres de ciencia que siguieron descubriendo nuevas maravillas para hacer más práctica y sedentaria la vida de los seres humanos. O sea la gente trabaja, cobra una remuneración por su tarea y gasta esa suma adquiriendo cremas con filtro solar ( a causa del agujero de ozono producido por la polución emanada de las actividades humanas)

Habita edificios inteligentes (no toda la población afortunadamente tiene acceso a habi- tarlos, ni tan siquiera visitarlos) que consumen demasiados vatios que se generan en centrales hidroeléctricas o nucleares con un determinado consumo de combustible no renovable y un abultado número de residuos nefastos que contaminan aire, tierra y agua.

A estas alturas, también el armamento para las guerras que el hombre libra contra otros hombres, se ha perfeccionado a extremos increíbles, desgraciadamente aún no se ha logrado otro fin que el de exterminar personas. Habrá que seguir probando para que a la vez no dañen el medio ambiente. Ése por el cual el hombre pre-histórico, acostumbrado a vagar por allí garrote al hombro, hoy debiera internarse en las cavernas y dedicarse lo más posible a las pinturas rupestres  a partir de elementos no contaminantes como la grasa y sangre de animales muertos, el hollín de las fogatas y un poco de tierra conteniendo óxido de hierro en su composición.

Por supuesto que no podemos dejar de lado las pruebas nucleares y los lanzamientos orbitales de algunos objetos que ya han sacado a la venta algo así como paquetes turísticos espaciales, a saber, no estarán nunca al alcance de los operarios de las fábricas que deberán conformarse con seguir viajando en bondi. Tal vez por prescripción médica decidan hacerlo en bicicleta munidos en el mejor de los casos de un casco de material plástico.                                        El medio ambiente respirará agradecido.  La posteridad es algo en lo que sólo Bertold Bretch ha reparado con sinceridad.

Para ahogar tantos silencios
Cruces blancas. Cruces blancas sobre una planicie opaca.
Cruces, para honrar los muertos que cayeron por la patria.
Pichones de una bandada rumbo al sur, abandonaban
su nido sin comprender de trincheras y emboscadas.
Inocentes que enterraron su inocencia en tierra helada.
Las Malvinas Argentinas, las que dicen usurpadas
nunca serán responsables de tan tremenda desgracia.
Las Malvinas son migajas esparcidas bajo el cielo,
y los hombres son caranchos despellejando el terreno.
Ciegos de poder y gloria. Con la ambición de los necios
ordenaron una guerra y mataron tantos sueños.
Las Malvinas son de ellos; de esos gorriones sin vuelo
que se mueren cada día en lejano cementerio.
Donde tantas, tantas cruces anuncian Descanso Eterno.
Pocos volvieron trayendo dentro del alma y los huesos,
incertidumbre y espanto, desolación y lamentos.
Por las cruces que quedaron en el confín de los vientos.
Porque en nombre de la patria se propició el sufrimiento.
Nunca alcanzarán las aguas para ahogar tantos silencios.
María Rosa Rzepka. Argentina.
 
 
Para andar de pies descalzos.
 
 
La noche cae en la cruz.
El agua se ha derramado
hasta mojar las sandalias
de aquel soldado romano.
 
La noche cae en la cruz.
El cuerpo ha sido bajado.
Los clavos dejaron huellas
en el cuerpo mutilado.
 
La noche cae en la cruz.
Revolotean los caranchos,
carroña buscan la aves.
El pueblo ya se ha marchado.
 
La noche cae en la cruz.
Ya fue envuelto en el sudario
ese cuerpo, el que ha cargado
los maderos del Calvario.
 
Las noches siguen cayendo
día a día, año tras año,
miles de Cristos a cuestas
pecados de otros cargando.
 
Las noches siguen cayendo.
Otro ataque perpetrado
deja silencios y llantos.
En los escombros se ocultan
miles de niños temblando.
Mirando para otro lado
celebrando el jueves santo,
se están lavando los pies
 los Judas y los Pilatos.                

Destierro Forzoso
 
Madre ¿porqué me abandonas?
La pregunta es un gemido.
La respuesta está a la vista,
es su padre el que ha vendido
como se vende un objeto,
o un animal desvalido
la inocencia de esa niña
a un total desconocido.
 
En la América que antaño
caminaran sus destinos
hombres con miedo a los dioses
de sol y valor curtidos;
hoy caminan innombrables,
malas gentes, sin castigo
que a cambio de una botella
de tequila o de buen vino,
sin pena arrancan del nido
pobres flores, que al abrirse
jamás encuentran cariño.
Sólo la sed de una bestia
que le desgarra el vestido,
y luego, se encuentran solas
sin comprender lo que ha sido.
Sin tener un hada buena
que ayude a estirar un grito
de horror, de rabia, impotencia
que le devuelva el sentido
de seguir sobre la tierra
creyendo en dioses y ritos.
¿Y la madre de esa niña,
puede explicar el castigo
de saber qué es lo que pasa
sin exhalar un quejido?
Es posible que haya sido
también ella una paloma
que las alas ha perdido.
 

charlie.jpg

Por las víctimas de Charlie
(Que somos todos los que aborrecemos la violencia y el fanatismo)
 

 

"Que a sus retinas vuelvan las caras de los muertos"
 
El animal salvaje se prepara.
Va en busca de la presa y la devora.
Instinto de animal. Supervivencia
del más fuerte que lleva la victoria.
Más,
¿Qué instinto fatal empuja al hombre
a decidir la suerte de otras vidas?
Fanatismo inmoral en el que afloran
la falta de razón y sentimientos.
No hay Dios, 
no hay credo,
no hay sustento.
Tan solo criminales a la espera
de hacer que reconozcan su bandera
flameando sobre el mundo en holocausto.
Tal vez sea el castigo a tanto agravio
que se alarguen sus vidas, sus miserias.
Que cada noche sea de recuerdos.
Que a sus retinas vuelvan las caras de los muertos.
Mientras en paz descansen los que fueran
víctimas de esta locura indescriptible.
Unidos por la paz, solo es posible
que el amor venza al odio sin fronteras.
¿Se puede vivir con tantas cruces a cuestas?

 

 

 
Cuando lleguen los recuerdos de este día.
 
 
 

He tratado de enseñarte  algunas cosas;
lo demás lo irás sabiendo día a día.
Es tu mente un cofre abierto a la experiencia,
a lo nuevo, lo real, la fantasía.
Ya sabés,  no siempre la vida es rosa;
hay espinas, tardes grises, noches frías.
Lo importante es que alimentes la esperanza,
que el trabajo en tu camino sea la guía.
 
No deseches la pasión, aunque atrevida
es la fuerza y el motor, sal de la vida.
Preferible  ser caliente que cobarde,
en la olla de los tibios se respira hipocresía.
No te acuerdes solamente de lo malo
ni esperes que te mastiquen la comida.
Sé uno más en el racimo de la viña
sin dejar tu condición de irrepetible,
el gestor de tu destino y alegría.
 
 
 Tantas cosas por decirte quedarían,
sin embargo la experiencia
se hace solo a tu medida.
Cuando llegue a tus recuerdos este día
que te inunde la emoción por la partida.
Que comprendas cuanto amor has despertado,
que disfrutes plenamente de la vida.
Siempre habrá una meta más por alcanzar,
el futuro está esperando, démosle la bienvenida.
 
                                               María Rosa Rzepka.-
 
 
 

Un mundo posible
 
 
 No perfecto, posible.
No existen imposibles
si las almas subliman
la buena voluntad,
la humildad, cortesía.
No ideal, construido
a base de proyectos.
De buscar los caminos,
de valorar al otro,
respetarse a sí mismo.
No inconsciente, instruído.
Que bien vale el esfuerzo
compartir desafíos.
Formar parte de un todo.
Ir creciendo en racimo.

 

es un mapa marcando derroteros,
hacia un mundo mejor, por sus senderos
donde la paz transite, despeinada.