ELFARDO.jpg

El Regreso de Jeremías

Para ti... de un viajero que fue de la tristeza
hoy contigo, que sabes de viajar...

... deja que me llegue a la puerta de tu casa.
Vengo de lejos y estoy fatigado.
Crecimos juntos ha ya mucho tiempo
pero todo pasa y se olvida.

No me reconoces, lo sé.
Más si vienes conmigo
te mostraré mi carga
de caminante y reconocerás de luego
al que se fue un día, cuando te diga de paso,
que mi nombre es jeremías, y el tuyo, Ricardo.

¡Ah! parece que reconoces aquellos lazos
que cuando éramos niños nos unían.
tu casa vecina a la mía---
pobreza vecina...compartida,
sedientos de todo...
pero éramos buenos y alegres;
En esta vereda antigua
jugando gambeta,
persiguiendo a las brujas,
cazando ilusiones
y elevando cometas al frío paisaje

¡Retozaba risueña tu vida y la mía!

En febril algarabía de rapaces ingenuos
nada sabíamos fuera del hambre,
criaturas olvidadas hasta del cielo mismo,
fatigado enjambre de alondras fugitivas,
almas abandonadas al azar de los andares.

CAFY58MI.jpg

Pero no debo decir estas cosas,
las conoces más que yo.
Excepto que a mí, A mí, me llevaron
Las furias de un destino falaz, y a ti,
A ti te sembraron tus sueños, ¡Aquí!
¡Si lo sabe Dios!... en este tu suelo y tu fuero.

¡Te acuerdas! ¡Claro que sí!...

Pero hay más, Ricardo. Más de mi...
Recorrí los caminos del mundo, amé y odié.
Perdí y gané,
de todas las cosas un poco aprendí.
Pasaron los años y el tiempo letal
y crecieron frutos, se esparcieron,
Y después de todo... solo quedé,
con pocas fuerzas, solo un poco de fe
para volver ya viejo, cansado y frugal...
¡Este que ves aquí!
Yo... ¡soy aquel!

Vengo sin nada. ¡No! ¡Miento!
Todo lo tengo aquí, en el alma.
Mi pueblo, este pueblo pequeño,
Mi casa, la que fue...
Pero, el recuerdo, la campiña,
el reflejo del cielo que aquí... ¡aquí!
Tiene tanta calma...
¡Ah! y tu cara, tu cara de amigo
que jamás olvidé...
Y este rincón ameno. ¡tu casa!

Te pido abrigo, por unos días.
Buscaré luego un albergue vecino
Y un pequeño cultivo...
Mi fardo de cosas solo tiene memorias,
Las huellas del alma... y su historia--
Lo grande se quedó en el camino,
Lo fui gastando todo..

.¡Oh! las canas...esas sí que abundan.


 

1MANOS.jpg

Tal vez mañana, otro día, quizá nunca,
a este lejano lugar verás llegar
unos mozos galantes, unas bellas mujeres,
unos niños preciosos, un festín de mundos...
que tú ¡Tú no conoces!
Pero yo te diré con orgullo que son ¡Mis hijos!
no. no se quedarán Ricardo...
Se irán... ¡Lo sé!
A su vida, su mundo...su destino...

OVEJA.jpg

RICARDO.. ESTHER... LA TERTULIA DEL REGRESO..

CON  NANCY, ADIELA, CECILIA. LILL,

Para ti... de un viajero que fue de la tristeza,
hoy contigo... que sabes de viajar...

Caminando yo me encuentro,
en un carruaje bacano,
que me lleva a transportarme
a lugares añorados
pero lento frecuentados.
Ven, acompáñame tú,
Señor de toda estación.

Permíteme describirte
lo que yo traigo de antaño
transformando cada año

...

Para lograr viajar a paisajes muy soñados
donde no hay límites de daño,
solo nos queda romper,
con lo ya no deseado,
pues continuar amarrado,
sin razón, pasión o causa,
malgasta la maravilla
de esta realidad vivida...

Siempre existen las razones,
que deseamos conservar,
como el amor a la patria,
cual tú sientes sin igual.
Eres hombre de la tierra,
eres hombre de los mares;
por ti corren las pasiones
del fuego y también del aire.

Nancy Pinzon Harrisonburg Va USA

...Jeremías

También ha tocado a mi puerta
tu fraternal poema.
mi puerta esta abierta para ti
viajero de nuestro universo.
Tw abro el alma,
entra, no te detengas por favor.
Traes en el alma tu espíritu andante y generoso,
¿Quién se negará a escucharte?
La niñez vestida de recuerdos y ambrosías
La recibo en tan bello poema.
¡Oh! recuerdos que embellecen tu infancia,
La llevas como una cobija de albricias
Aunque duela el alma,
No pararé de leerte, no porque llevas en tu ser,
la metáfora ambiente y en el regazo,
el cansancio azul recogido en tu mochila.
Entra amigo Jeremías, entra a mi penumbra olvidada,
despoja el manantial de tu mirada
esta que esparces cuando viajas
buscando albergue, nido de garzas y gaviotas.
Te ofrezco mi jardín, es bello, y es grande,
Los ébanos cuentan, como mi mano
Los acarició pequeños y como me ufano,
De estar a su sombra y leer mis y vuestros poemas,
Aloe amoroso familia de pencas
Un jazmín de noche que embriaga el recinto
Para que te sientas tranquilo en mi casa.
Que historia tan bella, te escucho
Y como tu amigo era gran parcero
Sucede que entonces juntos amaban a su bella reina,
La que inspiraba el cielo de rosas
Y en la primavera mecía sus almas.
Gracias amigo por llegar a casa
Descansar un poco de ardua jornada
Mañana en el claro de la bella aurora
Tocarás la puerta de otro poeta,
para que juntos abracen esta bella historia
Ma. Adiela Copete de Londoño
Cartago Valle, Colombia

Mi Jeremías**

Soy el mismo
un poco más viejo
pero el mismo
porque en el alma llevo
el alma que me hizo...

...quizá en percepciones
de lo nuevo
que sembró la vida, 
de mis viejos
la misma sangre
y la misma hechura...

Que de ellos
es mi sangre
y hasta mis huesos,
son sus huesos-

...trazado está un camino
... de flores
y de lágrimas y suspiros.

Lleno está de muchos sinsabores
igual de mieles
que dejo el Creador
que quiso verme
de regreso al viejo pueblo
que me vio nacer.
Maravilla suya...
supe que jamás me había ido
que allí estaba
mi corazón de niño...

Nada sucedió
ni soy distinto
soy el mismo que se fue
solo con muchas canas
Y... casi viejo.

sigue siguiente columna


MITIERRA.jpg

II

Yo me quedaré tranquilo
porque la vida es así.
Aprendí a tomarla de frente--
Los goces, el placer,
todo lo tuve en las manos...
Hasta me embriagué de locura,
de la vid de la holgura pendí...pero ¡Qué va!
¡Solo queda el mito de la ya no está!
¡Amigo!
Deja que me llegue a la puerta de tu casa.

Vengo de lejos y estoy fatigado...
quiero sentarme en las tardes
a platicar contigo cosas viejas,
descorrer el velo del tiempo,
recrear imágenes sonrientes
de aquellos que se fueron,
de nosotros mismos,
repasar consejas,
recordar a Esther-
si, Esther, ¡Tu novia y la mía!
la de grandes ojos negros
que miraban de frente
y era la reina de nuestro imperio.

JEREMIAS.jpg

Cuando lejos de aquí pensaba en ella,
supe que la quería...
¡Vaya! ¡Que loca mocedad aquella!
que infantilismo el mío...
en este ocaso de veleidades yertas...
¡Que no daría por decirle: ¡Buenos días, mi reina!

¿Sabes Ricardo?
Siempre tuve envidia de ti.
De tu jardín de almendros,
De tu casona paterna,
De tu sencillez de campesino bueno,
de tu noble ambición de hortelano,
de tu mundo, de aquí al pueblo,
de tu vida serena y de esa paz eterna
de abuelo que se asoma a la cara...
y...de ese palpitar de tu alma, ¡tan humano!
Mira lo mío.
Tan diferente.
Me siento inquieto
y profundamente extraño.
Siendo este mi nativo suelo, ¡no lo es!
Siendo tú mi amigo, soy un desconocido.
Llevo por dentro un profundo desengaño--
queriendo ser el que se fue...
¡No alcanzo a ser ¡ni siquiera desdichado!


Pero estoy aquí. Te llamo amigo,
mi único amigo. Con eso me basta.
Lejos del ruido de la ciudad aquella,
Lejos de mi soledad acompañada,
buscaré contigo la paz de la quebrada,
el rumorear del río, la curva de la ermita,
el silencioso templo, mi pobre escuela
¡Ah!... la tierra abonada
¡Mi tierra!
para sembrar mis otoño.
Yo he sabido desprenderme de todo,
de todo lo que no me convenía...
Por suerte, amigo de mi tarde y mi remanso--
De todo lo que amé,
jamás me desprendí del lazo
que a mi tierra me atraía ni dejé de soñar
en esta hora del retorno al pueblo
de mi más preciada holgura----
Lo único que queda de este
que viajara abismos de locura.

Joseph Berolo

1981
New York...


Copyright

REGRESO.jpg

Un viajero que fue de la tristeza...

¿Qué causa la tristeza?
¿El tiempo que pasa?
¿La ilusión perdida?
¿El cambio de ancla y rumbo?
¿Ser feliz en un paisaje y de pronto,
estar en plenamar perdido?

Duele el corazón
por la impotencia
del ser que se cree poderoso
y puede hacer cuanto se le presenta...

Condición es de la vida la marea
que sube y baja en emoción de gozo y duelos..
a veces son oscuros e inseguros nuestros cielos
y no podemos gobernar el barco
ante la intrepidez de la tormenta...

Pero surge la calma tan rápida y tan sencilla
En el momento
En que llegamos felices a la orilla de la vida y pensamiento.

¿Para qué recordamos tiempos tristes?
Tal vez para gozar de nuevos brillos de la felicidad
De estar con vida
Y regresar a los lares añorados
Por mucho... mucho tiempo.

Bienvenido a tu patria y tus recuerdos
Navegante,
Viajero que fue de la tristeza.
No más nostalgia, ni dolor, ni olvido.

Cecilia Lamprea de Guzmán

 

Solamente alguien que ha sufrido mucho y ha aprendido puede escribir un poema como este, tan sencillo y tan profundo, tan humilde y tan sapiente y esa necesidad inmensa de reencontrarse aunque uno ya no es el mismo. La búsqueda, la vejez y los resultados. Los hijos tan amados que se van y la búsqueda de esa hoja de otoño para reposar. Me hiciste llorar. Un abrazo. Hilda Schiavonni, Inriville,Argentina

SOLDAD.jpg

Jeremías

Al retornar al nido...
ya no somos los mismos.
trazado está un camino
que llenamos de flores
y de lágrima y suspiros.
tal vez, Ricardo crea
que tú eres distinto
y en ensueños y oraciones
quiso estar
a tu lado, contigo.
tal vez, como pirata,
o como timonel seguro.
eso no lo sabemos.
no sucedió.
no era preciso.

No añores el pasado.
los hijos, son un préstamo de Dios,
por el que lo bendecimos,
pero a cada uno, una estrella
trazará su propio rumbo.

Echa a tu fardo de memorias
un nudo fuerte, decisivo.
lo que ya pasó, no vuelve.

Disfruta del bien presente,
de la amistad,
del cariño,
de la creación de este instante
en que Dios se hace presente
para darte consuelo y brillo.


Cecilia Lamprea De Guzmán

 

elHOMBRE.jpg

Viene ...

No añores el pasado.

Si no lo añoro
jamás sabré
si este hoy
es mejor que ayer

que fue el ayer
el que hizo mi presente
y hoy esmañana
y mañana añoraré mi ayer,

Los hijos, son un préstamo de Dios,
...
A Él se los envié
cuando se fueron
que Él es el dueño
y solo fuisu mensajero


Echa a tu fardo de memorias
un nudo fuerte, decisivo.
lo que ya pasó, no vuelve.


Con fuerte nudo
está mi fardo atado
porque no concibo
perder lo que he ganado
ni aliviar la carga
que conmigo cargo.

A mi calvario llegaré
como Cristo al suyo
con su cruz a cuestas...


¿Acaso soy mejor
para que otro lleve
la cruz de mi pecado?

Perdóname Señor
por haber pecado..por eso ,
mi fardo no dejo de cargarlo.


..Disfruta del bien presente,
de la amistad,
del cariño,
de la creación de este instante
en que Dios se hace presente
para darte consuelo y brillo.

...

A mi patria he llegado,
lo único que me queda
de todo lo que me ha pasado.

Jeremías