Naciones Unidas de las Letras UniletrasIndice IlustradoCONVOCATORIA POETAS SIGLO XXIPrincipios FundamentalesEstatutos*Consejo Internacional de DirectoresMensajes de opiniónAfiliaciónEric ChadJaime Medina GarciaVenancio Castillo

 

RAFAEL NEGRET
negret.JPG
EL VINCULO

Perdimos el vínculo y perdimos el límite,
Nos desconectamos de la Tierra,
Del mundo natural,
del Espíritu Universal;
el realismo fantástico es fantástico por ser real.
Ahora los jóvenes, cautivos de artificios
y falsas ilusiones; enclaustrados en ciegos aposentos a la realidad exterior-
rehenes del computador-hacen el amor virtual...

elvnculo.jpg

 Semillas de Juventud, es un hecho en cumplimiento de los Principios Fundamentales de Uniletras, los  cuales interpreto como una ventana para mirar al futuro y proponer cambios radicales en la orientación de un desarrollo sostenible en términos sociales, políticos, culturales y ambientales. Semillas, como la promulgación de un cambio de chip en el cerebro.

Como fin y objeto esos principios que conlleven a la búsqueda de soluciones a los problemas sociales y ambientales ocasionados por los modelos obsoletos e injustos de desarrollo que promueven la degradación social y la destrucción del mundo natural. Propuestas de búsqueda de nuevos modelos en aras de un mundo mejor que es parte fundamental del espíritu de semillas de Juventud, de acuerdo a lo que hemos conversado. El tema ambiental es muy importante enfatizarlo porque es el eje fundamental de la problemática actual y peor aún del futuro del planeta y la humanidad. EL gran best seller actual o uno de los, es el libro de Naomi Klein, titulado "This Changes everything" (Esto cambia todo)  en referencia al cambio climático y sus implicaciones sociales, ambientales, políticas y económicas. En el fondo de toda esta problemática está la justicia y la paz,  tema fundamental  en el  pos conflicto para poder cumplir las metas vislumbradas para una Colombia y un mundo en paz. 

El Vínculo. Ebook

negretecos.jpg

Ecopoesía

Propuesta literaria contemporánea, delatora y contestataria de la violentación contra la naturaleza,
su devastación y contaminación, así como de las actuales  contradicciones, atropellos e injusticias sociales ocasionadas por la pérdida de los valores humanos.

 

Los grandes cambios paradigmáticos en relación a la concepción del mundo natural sucedieron en el siglo XVII, cuando el propósito fundamental de la humanidad se orientó a la conquista de la naturaleza y a su dominación; en una propuesta diametralmente opuesta a la veneración, temor y respeto que existió por la Tierra y que había primado durante los siglos anteriores de grandes civilizaciones como las egipcias, chinas, hindúes, griegas, romanas, mayas, aztecas, toltecas, incas. Fue el inicio de la era de la evolución de la ciencia y de la revolución industrial que desemboca en el predominio de la tecnología como integrante fundamental de los modelos de desarrollo y crecimiento económico sin límites que experimentamos en nuestra civilización contemporánea.

 Parte de la explicación de la crisis ambiental y social que afronta la sociedad moderna se fundamenta en esos antiguos paradigmas que consideraban el funcionamiento del universo y de nuestro planeta, similar al de una máquina, y no como un organismo vivo, tal como lo demuestra el avance del conocimiento científico sobre la Tierra, ratificado por la teoría de Gaia. Se pensaba que el planeta era infinito, cuantitativo y constituido por piezas separables y sustituibles, en el cual las partes son más importantes que el todo; en contraposición a la realidad planteada por los paradigmas contemporáneos en los que las partes son piezas imprescindibles, inseparables de la intrincada funcionalidad e interdependencia que se integran en la totalidad. No existen partes independientes, existe el todo.

 La peor crisis financiera de la historia de la humanidad, que desestabilizó recientemente la economía global, y que continua afectándonos, así como el aterrador cambio climático del planeta, son simplemente dos inequívocos indicadores del irresponsable comportamiento humano en la Tierra, porque ambos desastres tienen orígenes antropogénicos. Los dos, son el resultado de políticas corruptas, de intereses mezquinos, de la falta de ética, de la pérdida de los valores, de la violentación de los derechos y obligaciones de la sociedad. De la pérdida del vínculo con el mundo natural y de sus implicaciones perversas.  

artemedioa.jpg


 Ecocrítica

 

Estudio de las relaciones entre el arte literario y el medio ambiente; incorporando en su análisis otras disciplinas del conocimiento en la búsqueda de los orígenes que nos permitan comprender y corregir los paradigmas erróneos sobre los que se han basado los mitos del progreso y el desarrollo.

 

El reciente surgimiento de la ecocrítica en la literatura, constituye un nuevo desafío al intelecto humano, al romper con la tradicional separación entre las ciencias y las letras. Cheryll Glotfelty define en el Critica Ecológica.,  The Ecocriticism Reader, la la ecocrítica, como el estudio de las relaciones entre el arte literario y el medio ambiente, incorporando en su análisis, otras disciplinas del conocimiento en la búsqueda de los orígenes que nos permitan comprender y corregir los paradigmas erróneos sobre los que se han basado los mitos del progreso y el desarrollo.

Una de las características más importantes de la ecocrítica es el compromiso de incitar una conciencia ecológica a través de la literatura, e inquirir de qué manera influencian las obras literarias y el lenguaje, la forma en que nos relacionamos con el medio ambiente, con la sociedad, con el planeta y con la vida en el planeta.

 

Semillaslogo.jpg


 Semillas de Juventud 
"propósitos ideales, consignas ineluctables"

*****

Felizmente son innumerables las definiciones que se pueden concebir. Pero, pienso que en todas ellas las semillas también deben germinar dentro de cada uno de nosotros porque allí comienza el cambio, así que el proceso de enriquecimiento y fertilización debe ser permanente en todas las edades. Mi aproximación a definir las Semillas de Juventud empieza por el simbolismo de la semilla en el sacro sendero de la resurrección. En el rito simbólico de la Sagrada Comunión; Pan y vino. El vino simboliza la sangre de nuestras venas y proviene de la uva que se nutre de la Tierra; el pan se amasa de la semilla del trigo y encarna el renacer materializado en la hostia. La Comunión es en la realidad con la vida, con el cosmos, con la Tierra, con nuestros semejantes; en términos de respeto, solidaridad, fraternidad, libertad, bienquerencia, veneración, amor y mucho más. Ese es el fidedigno significado de la religión. Religarse; volver a conectarse, vincularse a través de la materia y el espíritu.
La sociedad contemporánea se ha caracterizado por un extraordinario avance tecnológico pero también por la pérdida de ese Religare. Semillas de Juventud, en mi opinión personal, constituyen propósitos ideales, consignas ineluctables, utópicas en el sentido de que son objetivos verdaderos e inaplazables y por las mismas razones alcanzables; son Semillas sembradas para la reivindicación de esos valores perdidos.

 

 

La ira ética como componente insoslayable de la ecopoesía

 

Por estas breves anotaciones y muchos argumentos más, es que consideramos la ecopoesía como un justo y apremiante movimiento literario que debe incorporar los nuevos saberes; que ilustre, estimule la reflexión, proponga, denuncie, eduque y proteste ante la situación en la que vivimos, y el daño que causamos a la naturaleza y a la Tierra. No se trata exclusivamente de la veneración, exaltación, deslumbramiento y cantares sobre las bellezas, misterios y milagros del mundo natural, porque nos quedaríamos solamente en esa actitud impasible, imparcial y de contemplación excelsa que constituyó una época anterior en la historia de la composición y creación poética y en la historia de la humanidad.

Las crisis sociales y ambientales que caracterizan el momento histórico que vivimos, son dos atemorizantes evidencias e indicadores de la pérdida de los valores humanos y de la ética, por parte de nuestra sociedad contemporánea. Se requiere inferir, sublevarse y ser crítico implacable del caos generado por nosotros mismos. Por primera vez en la historia de la humanidad, los mayores peligros globales que afrontamos, son originados por el ser humano. La ira ética como componente insoslayable de la ecopoesía.

 

 

Correlación íntima entre ciencia, espíritu, conciencia y ecopoesía

 

Para alcanzar los nobles e inaplazables objetivos planteados por la ecopoesía originaria, es necesario incorporar el conocimiento científico moderno que constata irrefutablemente la problemática social y ambiental del planeta. El medio ambiente, no solamente implícito en la ecopoesía, como lo propuso Buell, sino explícito, imprescindible, ineluctable, vivo y agonizante. Además, porque los paradigmas actuales corroboran que nada está aislado, independiente y al azar; que todo se integra a la totalidad, y que tan solo a través de una correlación íntima entre ciencia, espíritu, conciencia y ecopoesía, podremos tener una aproximación al desvelamiento de la oscuridad que nos abruma, y apresurarnos a encender una vela de esperanza, tal como lo predicó Carl Sagan, el inmortal científico que explicó la complejidad de la ciencia sobre la vida y el universo; con los más sencillos términos del lenguaje para que todos nos asombráramos y comprendiéramos, Sagan propuso, en su obra "El mundo y sus demonios", la ciencia como una luz en las tinieblas, la ecopoesía como el enardecimiento del alma y su vínculo con la vida, con el cosmos, con nuestros semejantes, con la Tierra. El fidedigno predicado de la verdadera religiosidad, a partir de su origen etimológico, Religare, significa, volver a ligarse, vínculo, amarre, cordón umbilical con la vida, con el semejante, con la Tierra y sus sacros orígenes.

 

 

"lo que está sucediendo en este lugar, en este momento".

 

Buscando un nuevo sendero para escribir ecopoesía, que armonice con los preceptos citados anteriormente, que sea corta, incisiva, eficiente, y el mensaje llegue rápidamente al lector, y fundamentalmente que sea coherente con el mundo actual en que vivimos, he utilizado como guías inspiradoras la poesía primitiva amerindia, y el Haiku japonés, para crear el Ecolirismo que aquí presento, con perspectivas poéticas refrescantes e inéditas.

En América Latina, el poeta mexicano Juan José Tablada (1878-1945), introdujo el Haiku a la lengua española, poesía creada por el maestro japonés Matsuo Basho (1649-1694), y caracterizada por una severa pauta de cinco, siete y cinco sílabas en cada uno de los tres versos que lo componen; la definió simplemente como: "lo que está sucediendo en este lugar, en este momento".

Tablada, en sus poemas no preservó las 17 sílabas tradicionales y apeló a la rima, recurso descartado por los poetas japoneses. (Bello ejemplo de Tablada: "Es mar la noche negra; la nube es una concha; la luna es una perla").

Oavio Paz, en colaboración con Eikichi Hayashida, escribió un estudio sobre Basho, que titularon: Sendas de Oku. El gran erudito Jorge Luis Borges, también estudió a fondo la poesía japonesa. El poeta peruano, Arturo Corchera, ideó un estilo muy original, incorporando principios del Haiku, dando como resultado una creación rebosante de sugerencias, prosa, vivencias y estrofas, afirmó: "El poeta puede valerse de la forma, del ritmo, del metro, y de todos los mecanismos expresivos. Lo que importa en un poema, es el resultado". 

 

ECOLIRICOS .Editorial Ave Viajera. S.A.S. 

VICULO ESPECIAL PERDIMOS EL VÍNCULO-,Rafael Negret

PREHISPANICA.jpg

 

III

La Poesía Prehispánica   

"Menos tonos sabe el sapo, y se pasa las noches cantando"

 

La poesía originaria prehispánica, y muchísimos años antes que el Haiku surgiera, de acuerdo con el gran poeta Ernesto Cardenal, en su Antología de la Poesía Primitiva, se ha caracterizado, en todos los tiempos, por ser breve y no construida con ideas abstractas sino con imágenes concretas. "Nuestros versos son muy cortos porque sabemos mucho", le respondió un indígena norteamericano a la investigadora Ruth Underhill, quien reclamaba lo sucinto de los  mismos, y al misionero Cesáreo de Armellada, que le dijo a un indígena venezolano que sus cantos eran monótonos, este le replicó: "Menos tonos sabe el sapo, y se pasa las noches cantando".

 

 

La mayor amenaza acontecida en toda la historia de la humanidad

 

Garcilazo de la Vega afirmó que la poesía quechua es libre y que la rima no es asonante ni consonante, sino basada en el paralelismo o repeticiones. Breves poemas de los Incas del Perú, se escribieron con cuerdas de lana o algodón y nudos de colores, conocidos actualmente como Quipus. Afirma López Austin, citado por Ernesto Cardenal, que el lenguaje de los indígenas Guaraníes es más apto para el canto y la poesía que para la comunicación cotidiana, y que su Dios Ñamandu, primero creó el lenguaje humano como parte de la divinidad; después creó el amor al prójimo, al universo, los himnos sagrados, y finalmente creó al hombre. ¡Lo primero fue el verso!

 

Siguiendo estas inclinaciones hacia la libertad de expresión, he escrito unos breves poemas que he titulado "Ecolíricos", una propuesta novedosa nacida del interés de aprovechar lo sucinto de los poemas  primitivos y del Haiku, para conciliar ciencia, espíritu, conciencia, poesía y protesta dentro del género literario de la Ecopoesía. Las características más notables que me propongo con los Ecolíricos son su brevedad, la libertad de la métrica, ritmo y rima.

 

Lo primordial es su mensaje filosófico, espiritual y científico contundente, orientado hacia la concientización, educación, estímulo a la reflexión y denuncia contra los atropellos, pérdida de valores y de la ética; negligencia y corrupción de nuestra sociedad contemporánea. Ecolíricos, una nueva estrategia de dosis única y condensada como los perfumes y los venenos, para cautivar y capturar al lector, y sensibilizarlo y comprometerlo en la búsqueda de soluciones a la problemática ambiental contemporánea, considerada la mayor amenaza acontecida en toda la historia de la humanidad. Gestada por nosotros mismos, pone en grave peligro, no solo todo lo creado sobre la Tierra, sino la libertad, la democracia, y la propia vida del planeta y la nuestra como civilización. 

 

Los más bellos misterios y milagros no se encuentran en el cielo sino en el proceso evolutivo de la Creación.

 

 La Ecopoesía, como propuesta literaria contemporánea, delatora y contestataria de la violentación contra la naturaleza; su devastación y contaminación, así como de las actuales contradicciones, atropellos e injusticias sociales ocasionadas por la pérdida de los valores humanos, surge en San Francisco -California- a finales de la década de los años cincuenta. Los autores fueron conocidos como los "Beat Poets" o ecopoetas; antecesores e inspiradores del movimiento reivindicatorio, crítico y contracultural de los años sesenta: el hippismo. Quizás el más reconocido representante de los ecopoetas de ese movimiento es el naturalista, activista ambiental y ensayista Gary Snyder quien ganó el premio Pulitzer de poesía en 1975. Su obra está fundamentada en el profundo conocimiento sobre la naturaleza y los preceptos espirituales del Budismo Zen.

 De acuerdo con Nancy Wilson Ross -The World of Zen- este camino hacia la iluminación, sostiene que no existe un Dios individualista, dictatorial e impositivo que creó el universo primero y luego al hombre para que lo disfrutara y gobernara, todos los fenómenos, desde un átomo a un planeta, el fitoplancton o un ser humano, son manifestaciones explícitas, verídicas y temporales de la totalidad creada por un mundo implícito, oculto, misterioso, regido por leyes naturales.

 La ciencia moderna corrobora estas verdades y empieza a aproximarse a develar a Dios en el mundo natural y a demostrar que los más bellos misterios y milagros no se encuentran en el cielo sino en el proceso evolutivo de la Creación. Por las mismas razones el fidedigno Paraíso es Terrenal.


 "El jardín florece porque las mariposas lo visitan, y las mariposas lo visitan porque el jardín florece".

 

El Budismo Zen es una simbiosis sabia, venerable y virtuosa de diferentes corrientes filosóficas. Las costumbres y tradiciones de la vida cotidiana de los japoneses, el misticismo de la India, el profundo pragmatismo de la mente Confucionista, el amor al mundo natural y el holismo del Taoísmo místico: "El jardín florece porque las mariposas lo visitan, y las mariposas lo visitan porque el jardín florece".

 En concordancia con los principios del Budismo Zen, la ecopoesía de los años cincuenta reivindica la naturaleza y al ser humano como parte esencial del proceso creativo del universo; le otorga voz a todo ser vivo para que pueda manifestarse y ser escuchado. En este sentido, la ecopoesía definió un claro límite con el género de poesía escrita anteriormente sobre la naturaleza; con especial referencia a la poesía romántica que es considerada más apacible y contemplativa, la ecopoesía es crítica y contestataria.

Lawrence Buell, en su obra: La imaginación ambiental, menciona cuatro criterios para que un poema sea considerado un ecopoema, (i) el mundo natural está presente no sólo como un cuadro o entorno, como "medio ambiente", sino para certificar y vivificar que la historia de la humanidad está íntimamente vinculada a la historia de la naturaleza. (ii) El beneficio humano no es el único interés legítimo, pues los principios de la ética obligan a reconocer derechos de los otros seres vivos. iii) La responsabilidad humana hacia el medio ambiente, es inherente a nuestros orígenes naturales. iv) El medio ambiente debe estar implícito en el poema.

RAFAEL NEGRET. Colombiano, nacido en Popayán. Ecólogo con maestría en la Universidad de Brasilia. Brasil, tiene más de 30 años de experiencia profesional trabajando con la preservación, conservación y manejo de los recursos naturales y sus implicaciones políticas, sociales, ambientales, éticas e institucionales en el desarrollo de América Latina y el Caribe. Como funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo -BID- desempeñó durante 18 años, las atribuciones de Especialista en Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables en Brasil, Ecuador y México. En el contexto de los gobiernos nacionales trabajó durante 10 años en cargos públicos gerenciales y técnicos en Colombia y Brasil.

 

He publicado diversos artículos y documentos, incluyendo 5 libros, con el segundo de los cuales, "Ecosistema: Unida de Básica para o Planeamiento da Ocupaçao territorial" obtuvo  el primer lugar en el Segundo Concurso Nacional de Ecología de la Fundación Getulio Vargas, Río de Janeiro, 1982. En 1994, el Instituto Transdisciplinar de Desenvolvimiento Sustentable de Brasilia, publicó "Na Trilha do Desenvolvimento Sustentavel". libro que revisado, ampliado y traducido al español bajo el título "En el Sendero del Desarrollo Sostenible", fue publicado en 1995 por la Organización de Preinversión para América Latina y el Caribe-OPALC, En Quito, Ecuador.

 

En 1997, publicó  el "Programa Mínimo para la Implementación de Políticas Gubernamentales Orientadas al Desarrollo Sostenible". En 1999 el ensayo titulado "De la Protesta Ecológica a la Propuesta Política" fue publicado en Ecuador por Eskeletra editorial y utilizado por dos universidades locales como texto de debate sobre el Desarrollo Sostenible.En julio del 2015, publica  Ecolíricos "una propuesta novedosa nacida del interés de aprovechar lo sucinto de la poesía prehispánica y del Haikú para conciliar ciencia y espíritu, conciencia, poesía y protesta dentro de de la Ecopoesía"  y su más reciente obra  Vínculos, fueron publicadas bajo el sello editorial Ave Viajera, en julio del 2014, marzo  2015, y marzo 2016. respectivamente. Miembro Fundador de Naciones Unidas de las Letras, Uniletras 201, ocupa desde entonces el cargo de Director Internacional de Proyectos ambientales para Gestores de Semilleros de Juventud Siglo XXI. Residente en Panamá, continúa trabajando en diversos proyectos internacionales que lo conducen a la próxima publicación de otras obras que como las publicadas hasta la fecha serán trascendentales en la historia del género literario de la Ecología. Joseph Berolo 


TODO TITULO SUBRAYADO ES VNCULO A LA PÁGINA CORRESPONDIENTE

Ecoliricos.jpg

ECOLIRICOS. constituye una propuesta novedosa nacida del interés de aprovechar lo sucinto de la poesía prehispánica y del Haiku para conciliar ciencia, espíritu, conciencia, poesía y protesta; dentro del género literario de la Ecopoesía.Por estas breves anotaciones y muchos argumentos más, es que consideramos la ecopoesía como un justo y apremiante movimiento literario que debe incorporar los nuevos saberes; que ilustre, estimule la reflexión, proponga, denuncie, eduque y proteste ante la situación en la que vivimos, y el daño que causamos a la naturaleza y a la Tierra. No se trata exclusivamente de la veneración, exaltación, deslumbramiento y cantares sobre las bellezas, misterios y milagros del mundo natural, porque nos quedaríamos solamente en esa actitud impasible, imparcial y de contemplación excelsa que constituyó una época anterior en la historia de la composición y creación poética y en la historia de la humanidad. Las crisis sociales y ambientales que caracterizan el momento histórico que vivimos, son dos atemorizantes evidencias e indicadores de la pérdida de los valores humanos y de la ética, por parte de nuestra sociedad contemporánea. Se requiere inferir, sublevarse y ser crítico implacable del caos generado por nosotros mismos. Por primera vez en la historia de la humanidad, los mayores peligros globales que afrontamos, son originados por el ser humano. La ira ética como componente insoslayable de la ecopoesía. 

Ecolíricos .. Ebook

HOMMOSAOIENASENUNPC.jpg

El Vínculo y el Límite

Perdimos el vínculo y perdimos el límite,
Nos desconectamos de la Tierra,
Del mundo natural,
del Espíritu Universal;
el realismo fantástico es fantástico por ser real.
Ahora los jóvenes, cautivos de artificios
y falsas ilusiones; enclaustrados en ciegos aposentos a la realidad exterior
-rehenes del computador-hacen el amor virtual...

No nos extasiamos con la lluvia ni la aurora matinal,
el bosque ni la brisa del mar;
ni nos inmutamos con la explosión vital
de la fragancia primaveral;
no percibimos el estremecimiento ni las contorciones de la vida
durante la metamorfosis estacional del otoño al frío invernal;
lo mismo nos da una noche estrellada
-que no contemplamos-
que las tinieblas de la indolencia abismal;
no nos conmueve el árbol en flor,
ya no escuchamos los pájaros trinar, 
ni observamos las mariposas volar;
no nos sensibilizamos ni asombramos con el agua ni la luz vesperal.

Perdimos el vínculo, la alianza, las amarras
con la cosmovisión,
con la Madre Tierra,
con la vida, con el milagro de la creación.
La sociedad del consumo, insulsa, 
insensata,
profanó la Sagrada Comunión.
clausuramos puertas y ventanas
al planeta, a nuestros orígenes,
a la unión;
nos aislamos en un falso mundo sin pies, sin raíces, sin razón,
sin nexo, sin ética, sin obligación.
¡Extremaunción!...

Perdimos el límite que separa y une además,
perdimos la frontera, perdimos el lindero,
perdimos el compás,
perdimos nuestra orilla
perdimos el confín, perdimos el sendero;
atascados y en crisis perdimos nuestra trilla.
Límite, no como barrera inexpugnable,
pero como membrana de intercambio osmótico, permeable.
La flexibilidad del vínculo y la permeabilidad del límite nos integran a la unidad;
naturalizando el cuerpo, identificando el alma
y humanizando el mundo .

mDERa.jpg

Medio ambiente
En 2016 la mayoría de las personas jóvenes de entre 15 y 29 años dicen realizar, de forma habitual, las siguientes acciones de cuidado del medio ambiente: el 64 % separa la basura doméstica en función del tipo de desecho, el 61 % procura limitar el consumo de agua, un 59 % utiliza el transporte público colectivo o comparte coche y el 54 % suele llevar su propia bolsa o carro cuando va a hacer la compra. Por el contrario, apenas una cuarta parte (23 %) procura comprar productos poco envasados o poco empaquetados. 
Al analizar la evolución de estos hábitos en los últimos cuatro años (2012-2016), comprobamos que se mantiene igual el porcentaje de jóvenes que separan la basura doméstica (64 % tanto en 2012 como en 2016), se ha incrementado ligeramente el de quienes utilizan el transporte público colectivo o comparten coche (del 57 % al 59 %), y se ha incrementado de forma más destacada el porcentaje de quienes, de forma habitual, tratan de reducir su consumo de agua (del 54 % al 61 %) y llevan su propia bolsa o carro de la compra (del 42 % al 54 %). 

Aunque sigue siendo un comportamiento minoritario, sí se ha incrementado algo la proporción de jóvenes que procuran comprar productos poco envasados o poco empaquetados (del 19 % al 23 %). 
Las mujeres jóvenes tienden a seguir en mayor medida que los hombres jóvenes las pautas de sostenibilidad medioambiental. Las diferencias más acusadas se registran en relación al uso del transporte público colectivo o compartir coche y, sobre todo, a llevar el propio carro o bolsa a la compra (aunque tras esto último puede estar incidiendo la desigualdad de género en el reparto de las tareas domésticas, ya que habitualmente las mujeres realizan la compra de forma más frecuente que los hombres). 
A medida que se incrementa la edad son más quienes tienden a seguir estas pautas de sostenibilidad, a excepción del uso del transporte público colectivo o compartir coche, que sigue la tendencia contraria, esto es, desciende a medida que se incrementa la edad. 
Estos datos proceden de una encuesta que ha realizado el Observatorio Vasco de la Juventud en 2016 a una muestra representativa de la juventud vasca de 15 a 29 años. Concretamente se ha entrevistado a 1500 jóvenes a los que se ha preguntado por una gran variedad de temas, entre ellos estos comportamientos ligados a la sostenibilidad medioambiental.
Fuente: ihobe.net

 

tecymedio.jpg

El desconcertante avance tecnológico y el cambio climático

Entre tantas factibles, se han señalado dos características sobresalientes de la sociedad contemporánea; primera, el desconcertante avance tecnológico desarrollado para bien en su mayoría y para mal en muchos casos por el irresponsable desconocimiento de las posibles nefastas consecuencias sobre el ser humano y el mundo natural -el cambio climático por ejemplo-. Segunda, la desidia y violación de los valores, obligaciones y derechos  humanos; la solidaridad, el respeto, la fraternidad y la libertad. De los principios éticos y morales. Se tergiversaron los valores con los precios. La crisis financiera que desestabilizó recientemente la humanidad entera y la problemática ambiental planetaria que tanto aterra y atribula, son simplemente dos grandes indicadores de esa compleja situación que nos degrada y nos abruma.

 

El conocimiento científico contemporáneo ha hecho posible valorar la fragilidad y los límites de la Tierra. Límites referentes a su capacidad para continuar engendrando los recursos naturales: agua, atmósfera, clima, suelos, flora, fauna y otros bienes y servicios ambientales que requirieron millones de años de evolución para llegar al estado en que se encuentran. Límites, para soportar el proceso de contaminación y aniquilamiento a que está siendo sometida toda la Tierra. La ciencia ha reseñado el siniestro rumbo común que encauzan los procesos de degradación social y deterioro ambiental, al demostrar que la pobreza degrada el medio ambiente y un medio ambiente degradado precipita a los seres humanos en el laberinto de la miseria, de la indigencia, hasta llegar a perder la dignidad. Fundamentalmente, porque las iniquidades sociales, sustentadas por los modelos convencionales de crecimiento económico, constituyen una amenaza contra los principios esenciales de la justicia; imperiosos requisitos para el ejercicio de la democracia y de la paz.

 

El Desarrollo Sostenible, como nuevo paradigma político, es la propuesta de la ciencia y el pensamiento contemporáneos en la búsqueda de soluciones al caos generalizado que caracteriza a la sociedad de consumo, despilfarro y sus modelos convencionales de desarrollo insostenible, impugnables social y ambientalmente. El concepto de sustentabilidad se fundamenta en tres colosales principios generales: El primero, la reivindicación de los derechos y valores humanos: justicia social, salud, educación, vivienda, valores éticos y morales. Relaciones intrínsecas a la sociedad que se están esfumando a cambio de la codicia obcecada, de la inmoralidad, la corrupción. El segundo principio se refiere a las relaciones entre los seres humanos y la naturaleza; empezando por reconocer nuestros propios orígenes, bienestar y compromiso ético de salvaguardar la sobrevivencia de la vida toda en el planeta. El tercero, la profunda y fidedigna religiosidad. El significado etimológico de la palabra Religión -Religare- es religación, unión, nexo, nudo, vínculo, amarre, cordón umbilical, con el prójimo, con la vida, con la Tierra, con el universo.

 

Una trilogía a imagen y semejanza del creador para llegarle a las nuevas generaciones

 

Como parte integrante del tercer principio de la sustentabilidad, Semillas de Juventud cultiva y promulga la poesía; que es la forma de expresión más sublime y conmovedora del ser humano, precisamente por realizar un profundo vínculo entre el alma individual y el espíritu universal de la totalidad y constituirse así en el instrumento fundamental de estas búsquedas. La ecopesía promulga esencialmente la conciliación de los principios fundamentales del nuevo paradigma; inaplazable e insoslayable: la simbiosis entre ciencia, espíritu, conciencia y poesía ante la negligencia de nuestra sociedad contemporánea. La ecopoesía como estímulo didáctico de reflexión para concientizar y comprometer las nuevas generaciones ante tan urgentes necesidades y desafíos que permean el mundo material, el espiritual, lo ético, lo político, lo ambiental y lo social.

Para perseguir sin descanso la utopía ética sin disponer de los recursos financieros necesarios y así realizarla a plenitud, el poeta Berolo ideó una trilogía a imagen y semejanza del creador para llegarle a las nuevas generaciones a través del arte. Trilogía compuesta por la benemérita institución Naciones Unidas de las Letras; La editora Ave Viajera como vehículo para divulgar el pensamiento a todos los puntos cardinales y a menudo volando con el viento en contra; y el programa Semillas de Juventud, orientado a hacer germinar los valores comentados anteriormente en la mente y la conciencia de los jóvenes. Las Semillas ya están sembradas en varios países latinoamericanos liderados por intelectuales reconocidos y centros educativos. Se han realizado congresos en Ecuador, Argentina, Colombia y México. Se han celebrado conferencias, exposiciones y seminarios en colegios y otros centros educativos. Muchos libros se encuentran publicados en papel, en las redes informáticas y en Amazon, tan solamente con el objetivo de que se divulgue el mensaje del compromiso moral y ético de tan noble iniciativa.

 

 Es imprescindible sembrar esas Semillas de Juventud.

 

Parte fundamental del sendero correcto para alcanzar estos nuevos ideales y hacer realizables las utopías para salir del caos en que la sociedad moderna, consumista, corrupta e irresponsable se ha precipitado, se encuentra resumida en la "Promesa de Docentes", propuesta por el poeta Joseph Berolo, afirmando que Semillas de Juventud, es precisamente la respuesta a esa urgencia de sobrevivir y satisfacer las inquietudes humanas y espirituales de nuestra juventud. De nuestra capacidad de visualización y dirección del todo que compone su formación moral, social, y profesional depende el encuentro o la pérdida del objetivo o la meta de su existencia.

La búsqueda de modelos de desarrollo que vislumbren una nueva sociedad que sea sostenible en el tiempo y el espacio depende del cambio fundamental en la mentalidad y comportamiento de las nuevas generaciones. Y fundamentalmente con proyectos concretos y tangibles que busquen soluciones a problemas de la injusticia social con las clases menos favorecidas; con educación ambiental, manejo de fuentes alternativas de energía, cultivo de huertos orgánicos, de jardines, de recuperación de suelos en proceso de erosión o desertificación, de controles de contaminación generados dentro de la propia residencia familiar, de limpieza de las playas y los mares. Y de muchos proyectos más allá de estos ejemplos, que se identifiquen con los tres principios citados que caracterizan al Desarrollo Sostenible y sus implicaciones políticas. En el caso específico del proceso de posconflicto en Colombia, el compromiso con la justicia transicional y la restauración se vincula íntimamente con los puntos anteriores en las regiones más afectadas por la guerra; como complemento tangible a la recuperación sicológica, educativa y de concientización. Es imprescindible sembrar esas Semillas de Juventud.

ME PREGUNTO Y LES PREGUNTO: 
 
 ¿Podrá la soberbia y prepotencia humana 
considerar factible el suplantar misterios y milagros  de la creación sagrada? 

¿Hasta dónde la osadía, irresponsabilidad y la sandez profanarán sus límites?  ¿Tecnología sin ética?

¿Por qué no amparar nuestro entorno genésico
-el agua, el suelo, el aire, la Tierra maternal-
a cambio de despilfarrar delirios buscando
la vida en el ignoto espacio sideral?
Mientras la extinguimos acá...

¿Por qué no moralizar la ciencia
y controlar las tempestades, lluvias ácidas,
el hambre, la injusticia, la miseria?
Diagnosticar los terremotos en vez de aniquilar naciones con armas fraticidas.
Envilecimiento de la ciencia; desvirtualización de la conciencia.

¿Cómo y quiénes podrán hilvanar ahora o cuando,
los agujeros en la capa de ozono?
¿Quién nos protegerá del cáncer en la piel?
¿Cómo se evitará la mortandad de seres vivos?
Del fitoplancton fotosintetizador;
liberador de oxígeno en los mares.

¿Dónde están las empresas japonesas y noruegas que crearán o clonarán ballenas para repoblar los mares?
¿Quién las obligará a pagar la deuda?

¿Cómo se rescatarán las cenizas y los genes ancestrales para resucitar las especies que extinguimos
que ni siquiera vislumbramos?

¿Qué se hará para reinstaurar los ciclos anuales  de las estaciones climáticas?
¿Cómo le devolverán las flores a la primavera  para que vuelvan a su tiempo mariposas de quimera?
¿Qué se hará para restituir las rutas migratorias y el instinto perdido de los caribúes?
La suculencia a los líquenes, sauces enanos y abedules de la tundra para que los renos regresen de la taiga.

¿Cual es la multinacional de los transgénicos que le restituirá el néctar, el elíxir, los efluvios a las flores?
¿Y las semillas extintas del maíz nativo a las comunidades indígenas de México?
¿Cómo sustraerán los plaguicidas, venenos y agro tóxicos enquistados en las cáscaras de los huevos de los pájaros? ¿En la leche materna?
¿Cómo resarcirán los daños y les explicarán a los hijos de los hijos de los hijos?
¿Cómo se diseminarán los aromas, el perfume, la fragancia de las flores en la corrupta atmósfera?
¿Qué abejas, qué aves, que murciélagos sobrevivirán  para polinizarlas?

¿Quiénes podrán reestablecer la explosión de exuberante belleza en primavera;  los vientos del verano, el color de las hojas
y su desplome de otoño para que los árboles afronten desnudos el deshidratante invierno?

¿Quiénes se responsabilizarán de devolverle el equilibrio a los climas de la Tierra?
¿Cómo les ensamblarán las alas biónicas a las mariposas migratorias para sobrevolar tormentas de arena y huracanes?
¿Cómo justificar tanta incuria y atropellos a las generaciones venideras?
¿Cómo retribuiremos a los mares los manjares extintos de sus sales magnánimas?
Los atunes, marlines y albacoras. ¿Quién les implantará a tiempo- antes de la asfixia-
las aletas amputadas a millones de tiburones por la gula  y la codicia asiática?

¿Qué empresa fabricará los témpanos de hielo para devolverlos a la antártica?
El pingüino emperador no se reproduce en las neveras...
¿Sobre que iceberg de hielo imaginario podrán descansar las focas y las morsas?
¿Y cómo podrá sobrevivir el oso blanco en el ártico?
¿Y en cuál solitario témpano esperará la muerte el esquimal anciano?

¿Qué liderazgo espiritual que aún no vuelve-cosmogonía indígena de América prehispánica
borrada de la historia con barbarie- promulgará que ciencia, espíritu, conciencia,
son sabia trilogía de nuestra esencia?
¿Cuándo superaremos la ignorancia, el fanatismo, hechicería, superstición e injurias?
La baraja de naipes, la lectura de surcos en las manos, 
el destino, los baños mágicos,

los altares de falsas ilusiones, los oráculos, el mundo y sus demonios...
¿Acaso ya no nos arrodillamos, arrastramos,  babamos y nos humillamos demasiado?

¿Hasta cuando habrá que desesperar para que la clase política corrupta-que confundió autoridad con autoritarismo-
-injusticia con liderazgo- -egolatría con gobierno-
asuma que los valores no se compran con dinero?
Que la justicia, la ética y la paz no tienen precio.  que la Tierra y la vida son sagradas.

http://www.loslibrosdigitales.com

http://fundacionliterariaargentinaint.com/profile/RafaelNegret