Membresia Generación 2020 2021Manuel Guillermo lópez VillabónSusana Segovia BustamanteDia Mundial del Medio AmbienteDIA INTL. DEL MEDIO AMBIENTE, ANTOLOGIAMujer Palabra y PoesíaMujer Palabra y Poesia Antologia BoyacenseAlicia Bernal de MondragónBeatriz PinzónNelly Sol Gómez de OcampoElba Rosa CamargoMaría Rosa Cifuentes de López (Maram)Alba Martínez Pérez RiañoAura Inés Baron de AlbaCecilia Jiménez de Suárez (Adeizaga)Betulia Carrero de PinzónAna Beatriz Bonilla SepúlvedaLuis Alfonso Espinosa MorenoCenén Porras VillateJavier Hernández SalazarPoetas de BaigorrreaCarmen del Rosario Gómez CascoMiriam BurbanoMaria Beatriz BolsiClara Salas Pardo Figueroa*Mayra Alejandra Vianchá SanabriaRubén Darío Segura PáezLuz Mery Herrera MuñozHelida TellezCIRCULO DE EMBAJADORES DE LA PAZElza MocciaAriel LombanaIvan David Brieva MaldonadoLucio Moreno MorenoVarda BregerVirginia María AmadoGeorgina Cuartas Cadavid (Coral Rojo)María Alejandra ToriginoMabel PadillaAlejandra EtcheverryAndrés Bolívar López Astudillo.Fernando Rohn BautistaNelly V. B. Forni de MarinaEmundo Torrejón JuradoJorge Dávila VasquezOscar Galvis BeltránRobin Germán Prieto OrtizLuis Manuel Fontalvo SánchezClara Inés González BeltránMartha Hilda Velandia GonzálezRodolfo Attilio GriffaZbigniew Roth PoznaGerman Alberto Garcia Santana*Patricia Elena VilaCarlos Alberto de la Cruz SuárezBrayner Abrahan Gómez BaezValentina Manzano GomezStacattoMiguel MontenegroEunate GoikoetxeaNélida Miriam RobledoMaría Jenny CabreraMoni MunillaAmanda PatarcaGladys Graciela CarrizoMaria MistriotiLibia CarciofettQueen SarkarManuel Antonio González HenriquezMary GuzmánRosario Isabel Díaz RamírezJuan Sebastian SendoyaJorge Davila VásquezYolanda María Jorge BesteiroAriel Lombana Kerzhakov,Adriana Graciela BalocchiCecilia Jiménez de SuárezYolanda Cumaná AñazcoGloria Elena Gutiérrez Ortiz E (Guti)Naira Alexsandra Martínez AnzolaCUMBRE MUNDIAL DE NIÑOS, JOVENES LIDERES EMPRENDEDORES POR LA PAZShahid Abbas

TODO TITULO SUBRAYADO ES VÍNCULO A LA PÁGINA CORRESPONDIENTE

Aura Inés Barón de Alba

auraines.jpg

Aura Inés Barón de Ávila

Bienvenida a la Paz para nuestro tiempo y el tiempo de nuestros hijos y los hijos de sus hijos  a través del cultivo de las Bellas Artes en los jardines de su mente y sus corazones

monijucabanene@gmail.com

NEWLOGO.jpg

EXHORTACIÓN
 
Llueve y entre la lluvia
se escucha tu llamado,
tu grito enorme
sobre el silencio
mudo...
tu voz profética
sobre la humanidad.
 
La rueca hiló su tiempo
de regresar a Dios, regresar a su huerto
a transformarnos.
 
Allí, donde ninguna
peste
nos invada,
ni política obscura
ensombrezca los
caminos del amor.
 
Donde el oro y la plata
no sean dominación,
juego de las potencias
que arrebatan y
huelen a dolor.
Es tiempo de encontrar
el reflejo perdido,
de engrandecer la luz,
que nos da vida.
Cuánta dulzura Tú,
infinitud del cielo,
eco divino
de un nuevo amanecer.

Amanecer de sueños,
 
donde la mezquindad
no nos alcance
y el agua cristalina,
murmure su canción.
Donde el ala del tiempo,
dance feliz en trinos
y haya fiesta de cantos,
de vuelo y libertad.
Donde aflore el
crepúsculo
y tome entre sus brazos,
Ias familias unidas
con lágrimas de amor.
Dios quiere que
cambiemos
y que nuestra palabra,
no modifique códigos
ni relaje moral.
Quiere,
que duerma la ambición
sueño eterno
y sean libres los patios
de nuestro corazón.
Quiere que nuestra
barca,
viaje en aguas
tranquilas,
entre los continentes
de su infinito amor.

------

Somos hechos de lluvia
y de dolor de tierra,
de malva nuestros pies
atestiguando el tiempo
viajes de siglos somos
conjugando colores con la hierba,
sonrisa de agua limpia,
espejo donde puede mirarse la inocencia
y la simpleza de la flor silvestre.

 

 

Sueños sin pandemia

 

Al navegar
por ese mar secreto del alma,
vi en el horizonte
resplandeciente estrella,
era Dios...
como si con el hombre
caminara debajo de los cielos.
 
Poderosa y radiante su mirada,
nos contemplaba...
Nos contemplaba,
desde el profundo azul de la distancia.
 
Parecía remover a la tiniebla,
para abrir las ventanas
de las almas,
e irradiarlas de luz
y de esperanza.}
Murmurante el silencio
le invitaba,
para que con su lumbre
iluminara,
la inmensa humanidad
dudosa y fría,
uniéndola en la fe
jamás tardía.
Mientras tanto,
ya nos había dejado
sobre la tierra,
salvadoras huellas
de su palabra...
Tras el cristal de su sabiduría,
en el libro sagrado de la vida.
 
 
Noviembre
 
Ha caminado mucho....
¿O ha llegado noviembre a visitarme?
Pero aún sigue ahí
la mata de Jazmín
y el alcaparro.
La niñez pasó por el rosal
la juventud,
bordó muchos ensueños,
quiso volar
y ya era tarde.
Tuvo hijos... crecieron,
se miró en el espejo
sus ojos no brillaron
igual que antes.
Miró por la ventana
la ruta inalcanzable
y en sus pálidas sienes
lluvia de nieve halló.

 

La Poesía
 
"Poesía es la música de la melodía del universo
en el corazón humano." Tagore
 
Estrella solitaria
del misterio.
Silencio que me envuelve
en la brisa,
de todo lo que toca.
De mis lágrimas
hago infinitos lagos,
bebo el azul aljibe
dulce y profundo,
bebo el grito de mundo
entre tus sueños.
 
Descorro el velo
de esta invisible lucha,
estas en todo,
en la piel de la noche,
yen el perdón...
estas ahí,
de las cenizas
resarciendo vida.
En mi ser insaciable
te desmoronas,
y si busco tu esencia
una llama arde en mí,
unidad de lo etéreo
y lo terreno.
Voy contigo
en el viaje de los siglos,
recorro los caminos
y en tus fantasmas
duermo.
Delirante me habitas,
tienes olor y aliento,
tu aroma me persigue,
me despierta, me embriaga
y no se comprenderte.
Recorres mis sentidos,
hablas, y se llena mi casa
de emociones.
A través de tu piel
percibo el mundo,
tu palabra es esencia
indispensable.

 

Solitaria
en el filo de mi vida
te recuestas,
y yo me apoyo en ti
para no morirme.

 


Aprendo
 

 

"Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo,
puede considerarse un maestro."
Confucio
 
Día a día
aprendo a tolerar
la rutina del tiempo,
a viajar en su sueño.
 
A mirarme
en las mañanas tristes,
a acompañar las tardes grises
donde se esconde el sol.
 
A estirar las manos
para abrazar
el infinito azul,
y tan solo alcanzar,
un muro de ilusión.
 
Aprendo a soñar la libertad,
en la violencia
de mi sonrisa triste
.

Eclipse

 

Se eclipsa el sol
en el corazón del hombre
y sus rosas desgarradas,
rodean las orillas de su mar.
 
En la noche impasible
de su impotencia,
la hambruna y la violencia se pasean,
por la pradera gris de su sollozo.
 
La amenaza rompe
el tallo tierno de los pueblos,
la necrofilia avanza,
el viento sabe a sal.
La luna tiembla
 
en el corazón
de los que sueñan
y el llanto
de su alma
deforma la palabra
en alaridos.
 
El sol se eclipsa
en los desiertos cielos de su ser
y eleva un trono ciego, la tiniebla.

LA CANCION DEL SILENCIO

 

Allí, donde reposa
la canción del silencio,
hay lunas en el tiempo
que entretejen los sueños,
hay luceros muy altos
en las tardes serenas,
hay torrentes de angustia
si no regresa el alba;
allí, donde reposa
la canción del silencio,
se cruzan laberintos
de insospechadas puertas.

 

Viajes de la conciencia
sobre el tapiz del alma,
en el largo camino,
que proyecta sus soles
y proyecta sus sombras;
allí, donde reposa
la canción del silencio,
la voz de Dios palpita
sobre el paisaje eterno,
y canta nuestro espíritu
evocación de salmos.
Allí, donde reposa
 
la canción del silencio,
florecen girasoles
anchura del aliento,
se deshojan poemas
y nacen nuevos sueños.
 

Dolor de Patria
 
Los ojos de los siglos
atisban con horror
tu sol agonizante.
Oprimido
por sombras y fantasmas
muere tu resplandor;
procesión de caníbales
destrozan tu sonrosada piel
de terciopelo
y se beben tu mar.

Bajo el desierto arrullo de palomas,
en noches taciturnas,
un enjambre de almas
tiembla sobre el rio
de la desesperanza.
 
De tu jardín amado
nada queda,
han profanado el cáliz
de tus flores
y han robado su aroma;
las mariposas sumergidas
en la melancolía existencial,
claman bajo un oscuro cielo
sin estrellas.
 
La luna alumbra tarde
entre noches de ruina
y en vuelo de alas rotas
olvida sus alondras;
los himnos de la vida,
son lágrimas, adioses
y lamentos.
 
El vientre de los tiempos,
se ha tragado la rueca
donde se hilan los sueños.
 
Las emociones rotas
del habitante triste
siempre en duelo,
llora entre los silencios
del camino.

 

Se han inmolado:
el canto de las aves,
la dulce voz del niño
y las hondas plegarias
de las madres;
silencio de silencios...
de gritos acallados
sobre el soplar del viento.

 


 
En la silente selva
monstruos con sed de sangre,
rompen el tallo tierno
de los pueblos,
y un chorro gris opaco
de miserias,
pulula por doquier.
 
Atribulado el cielo se enternece,
y recoge las lágrimas;
más, en la tarde grave
hundida en las tinieblas
los caminos torcidos
desatan la tormenta
y devastan la vida;
entre la soledad,
los ojos de los árboles
lloran los niños muertos.
 
El corazón del hombre
en su deshonra
centellea en las pupilas,
tiene miedo
del reguero de huérfanos,
en rezos salpicados.
 
Miedo a la sombra incólume
de las cosas vacías,
a la puesta del sol
de nuestras almas,
miedo a la tempestad
de nubes vagabundas
que con su mano oculta
como insaciable buitre,
devora al inocente;
miedo a tanta abundancia
de tus campos violetas sazonados
y nadie calma el hambre,
allí se bate el viento
de todo lo saqueado
en amalgama impura;
cavan tu entraña
bajo la oscuridad
y desangran tus venas.
 
Un lucero escondido,
desgrana su sollozo
sobre un paisaje
de pañuelos blancos,
donde aroman los lirios
y gimen las orquídeas,
donde la luna llueve
su fría luz de cirios,
donde se han sepultado
tantos hijos, y hermanos,
tantos padres amados,
sobre valles de muerte.